Mate en botella con cápsulas. Foto MateCapsMate en botella con cápsulas. Foto MateCaps

Marcos Stubrin (28), Agustín Favre (25) y Salvador Fernández (28) crearon MateCaps, una botella para tomar mate en cápsulas.

 

El innovador producto de origen argentino es todo un éxito y lo venden a casi todo el mundo a una cifra en dólares.

 

Se trata de una botella de 410 mililitros, con un filtro especial para mate donde se coloca la cápsula de yerba prensada y un sorbete en forma de pico. El equipo básico trae un segundo filtro por si se desea infusionar té y también se puede tomar simplemente agua.

 

Noticias relacionadas

La botella cuenta con una doble pared que conserva la temperatura y es 100% de material reciclable.

Mate en botella con cápsulas. Foto MateCapsSalvador Fernández, Agustín Favre y Marcos Stubrin. Foto MateCaps

En tanto, las cápsulas no tienen packaging individual al estilo de las de café, por lo que tampoco generan residuos y vienen en distintos blends.

 

Entre las opciones podemos encontrar una Amazonia, con guaraná, acai y berry, una Aurora, con jengibre, limón, menta, pimienta y canela y una Serenata, con jazmín, manzanilla, peperina, melisa y marcela.

 

Con este nuevo producto, se terminan los inconvenientes a la hora de tomar el mate ya que evita la incomodidad del cebado y además es muy oportuno en tiempos de coronavirus donde la ceremonia del compartir la tradicional bebida quedó a un lado.

 

Los creadores de MateCaps lo presentan como la forma de tomar mate en el siglo XXI. Si bien la idea es argentina, las botellas se fabrican en China, la yerba mate orgánica proviene de Brasil y la planta donde se procesan las cápsulas está en Uruguay, al igual que el centro de logística donde se despachan los pedidos.

Mate en botella con cápsulas. Foto MateCapsMate en botella con cápsulas. Foto MateCaps

“Queremos llevar el mate al mundo y elegimos que nuestro primer idioma sea el inglés para llegarle a tanta gente que no lo conoce. De todos modos, estamos trabajando en una versión en español para nuestras plataformas”, detalló Marcos, fundador y CEO de la empresa.

 

“Mate make us happy”, “Zero-waste natural energy”, “Jitters out. Yerba mate in” (El mate nos hace felices, Energía natural sin desperdicio; Nervios afuera, yerba mate adentro) son algunas de las frases elegidas para promocionar el producto.

 

"Es un mate que se ceba solo, una opción práctica orientada a un público moderno y global”, describen sus creadores.

 

​El “Mate full pack” incluye la botella, el filtro para mate, un filtro adicional para té, una funda de neoprene, una lata para guardar las cápsulas y dos cajas 24 unidades de “matecaps”. el costo del producto es de 49 dólares y únicamente puede adquirirse de manera online. En nuestro país también se puede comprar, pero no en moneda nacional, por lo que, según el tipo de cambio, el equipo puede rondar los 8 mil pesos.

 

Un dato no menor, es que la botella también pude utilizarse con yerba común o cualquier otra hierba que se quiera infusionar.

 

El origen del invento data de 2018 cuando Marcos todavía era un estudiante de ingeniería industrial y viajó por un intercambio a España. Allí divisó que el sabor y las propiedades de la yerba gustaban entre sus compañeros pero había algo en la manera de tomar mate que no terminaba de convencer a los europeos.

 

Una vez en el país, dedicó un año entero a idear la botella y un filtro. Más tarde incluyó a Agustín en el proyecto y luego se integraría Salvador, especialista en branding. Lentamente fueron desarrollando el producto, que presentaron en varios concursos para emprendedores. Fue en Uruguay que consiguieron los fondos para la primera etapa y es por eso que las MateCaps se fabrican allí.

 

“Fuimos seleccionados por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), que es un ente público, con un programa de financiación, Proyecto Uruguay, para proyectos de latinoamérica (fuera de Uruguay) que tengan intención de crear productos con fines de exportación”, explicó Marcos. El siguiente paso fue una campaña en la plataforma Kickstarter, donde en solo tres horas lograron reunir el dinero necesario para finalmente en abril enviar 900 packs a 47 países.