Alberto Fernández y Ginés González García, ministerio de Salud, NAAlberto Fernández y Ginés González García, ministerio de Salud, NA.

Tras el fallecimiento del Superintendente de Servicios de Salud, Eugenio Zanarini, desde la CGT dieron a conocer que Ginés González García busca posicionar a su amigo Daniel Alejandro López como su sucesor. Esto generó un rechazo de la Confederación General del Trabajo que quiere en el puesto a un hombre de confianza para el sindicalismo.

 

Por lo que se sabe de López tiene 59 años y actualmente es director nacional de Acceso a los Servicios de Salud de la Agencia Nacional de Discapacidad. Hace casi 20 años, durante el gobierno de Eduardo Duhalde, fue designado gerente de Prestaciones Médicas del PAMI por el entonces ministro de Salud, González García.

 

Según dio a conocer el periodista Ricardo Carpena en su nota para Infobae, López también es uno de los seis socios de la bodega Tierra Mayor, en San Juan, propiedad del exministro de Salud y del que también era socio Zanarini. Se sabe que Zanarini era el último hombre que respondía a González García y desde la CGT creen que quiere mantener su influencia allí ya que el el organismo administra los millonarios fondos de las obras sociales y el funcionamiento de las prepagas.

 

Noticias relacionadas

En la jornada del jueves miembros de la CGT se reunirán con Alberto Fernández en Olivos donde la manifestarán sus deseos de que sea un hombre de su confianza quien se haga cargo del puesto vacante. Su candidato es David Aurachán quien integrar el Instituto de Investigación Sanitaria de la Seguridad Social. El mismo financiado por gremios que pertenecen a la CGT. Otro nombre elegido es José Bustos que ya ocupó ese durante el gobierno de Néstor Kirchner y que actualmente está en la Gerencia de Gestión Estratégica del organismo que regula los fondos de las obras sociales.

 

Lo que quiere impedir la CGT es que Cristina Kirchner avance sobre el mismo ya que se especula con la vuelta de Liliana Korenfeld. Según explica Infobae, la actual vicepresidenta “piensa que debe reformarse el sistema de salud y que esos fondos deben insertarse en un esquema centralizado, que implicaría la estatización de las contribuciones de los trabajadores”.