Gas - HornallasCómo prevenir una intoxicación por monóxido de carbono

La intoxicación por monóxido de carbono es uno de los accidentes domésticos más comunes y también es una de las principales causas de muerte.

 

Su peligrosidad radica en que es un tipo de gas que no tiene olor, color, ni tampoco llega a irritar las mucosas. Es además menos denso que el aire y fácil de propagarse.

 

Para prevenirla, es vital que las estufas y demás artefactos para calefacción a gas sean revisados por un profesional antes de comenzar a utilizarse.

 

Noticias relacionadas

Debe chequearse que la llama sea azul y que la estufa, si es a gas, tenga salida al exterior. También es importante que los ambientes estén siempre ventilados y tener en cuenta que no se recomienda que se usen las hornallas o el horno como calefacción.

 

También hay otras maneras de intoxicarse con monóxido de carbono que no están relacionadas con esto y que son frecuentes. La primera es dejar el auto en marcha en el garaje, incluso si la puerta del garaje está abierta o usar parrillas a carbón o a propano portátil en lugares cerrados.

 

Los síntomas pueden ser dolor de cabeza y adormecimiento. Además pueden sentirse otros síntomas como mareos y dificultad para respirar.