Milka Kraljev y Evelyn Silvestro - Juegos Olímpicos - Remo, Foto: Luciano TerranegraMilka Kraljev y Evelyn Silvestro - Juegos Olímpicos - Remo, Foto: Luciano Terranegra @lucianoterranegra

El remo es una disciplina con mucha tradición en nuestro país, marcada por una historia olímpica que pone en lo más alto a Alberto Demiddi y a las duplas Tranquilo Capozzo y Eduardo Guerrero, y Horacio Podestá y Julio Curatella.

 

En Tokio 2020 y destacando a la rama femenina, Milka Kraljev y Evelyn Silvestro integrarán el doble par peso ligero que llevará la bandera argentina en el pecho luego de conseguir el pase con claridad en el Preolímpico de Río de Janeiro.

“Ser las únicas clasificadas es un logro súper importante y creo que va a ser muy positivo para el remo femenino, más que nada para las futuras generaciones, que siempre nos veíamos relegadas porque no nos daban tanta relevancia. Esto marca un hito y demuestra que hay nivel en el remo femenino nacional”, inició Milka, una de las integrantes de la dupla nacional.

 

El pase a Tokio se dio en el 2021, a pocos meses del gran evento, y con una contundencia que dio que hablar en tierras cariocas: “Estuvimos entrenando con el objetivo de ganar en Río pero no sabíamos que iba a ser tan amplia la diferencia con las demás. Pero sí nuestro bote hace tiempo que viene marcando buenos porcentajes en relación al récord del mundo. Los entrenamientos son muy específicos, por zonas, y día a día venimos mejorando y haciendo mejores marcas. Sabíamos que teníamos un buen nivel físico pero no sabíamos que iba a ser por tanto. Estamos súper satisfechas y quizá el tema de que se haya atrasado todo nos sirvió para seguir afianzando el bote”.

Milka Kraljev y Evelyn Silvestro - Juegos Olímpicos - Remo, Foto: Luciano TerranegraMilka Kraljev y Evelyn Silvestro - Juegos Olímpicos - Remo, Foto: Luciano Terranegra @lucianoterranegra

El bote argentino mezcla una combinación muy interesante para analizar: entre la experiencia de Milka, con sus 38 años y dos experiencias olímpicas previas, y la juventud de Evelyn Silvestro, que hará su debut olímpico en la capital de Japón con tan sólo 22 años. En esas diferencias, la tigrense cuenta sus sensaciones: “La convivencia y sinergia que requiere un bote es súper importante. Los días que no estamos ‘perfectas’ las dos o que hay algo de mala vibra, se nota en el bote. Igualmente, las dos estamos conscientes de que esto es un equipo, que hay que ceder en algunas cosas, en otras que no pero tenemos muy claro cuál es el objetivo. Tenemos que hacer fuerza al mismo tiempo, juntas y con la mejor energía. Es súper importante el diálogo, la comunicación, que lo venimos trabajando un montón, y vemos resultados positivos”.

 

En la previa a los Juegos Olímpicos, la dupla nacional competirá en Europa para culminar la preparación: “Las Copas del Mundo en Lucerna (Suiza) e Italia van a ser importantes para terminar de afianzar el bote y mejorar algunos aspectos, que son detalles, pero que hacen la diferencia”.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Eve Silvestro (@evesilvestro)

En cuanto a los objetivos en Tokio 2020, la ganadora de medallas de oro, plata y bronce en diferentes categorías, y en distintas competiciones internacionales aseguró: “Las expectativas para los Juegos son entrar a la semifinal, que es dentro de las 12 primeras, y ahí obviamente queremos hacer nuestra mejor regata y nuestra mejor performance. Es difícil porque al ser una disciplina tan competitiva, a veces entran muchos botes en un segundo y podes ser primera o quinta, y entonces no sé si podría poner un puesto o una posición pero sí apuntamos a esa semi”.

 

Para cerrar la charla con Diario 26, la remera, que ha participado en Atenas 2004 y Londres 2012, comentó lo que significa vestir la celeste y blanca en un evento internacional: “Representar a Argentina en cualquier competencia internacional es algo que te llena de orgullo, porque no solamente representas a tu país sino que también lo haces por tu ciudad, por tu familia, tu club… Ni hablar cuando los resultados acompañan, te subís a un podio y escuchas el himno. Es el momento que todo atleta anhela, sueña y trata de dejar todo para eso”.

*Por Matías Greisert

Tw: @MatiasGreisert