Bares y restaurantes de Capital Federal, foto GCBABares y restaurantes de Capital Federal, foto GCBA

La Legislatura porteña aprobó este jueves dos leyes propuestas por el Gobierno porteño que establecen exenciones impositivas a favor del sector privado de salud y en beneficio de comercios del rubro gastronómico.


Las exenciones se fundamentan en las consecuencias de la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus y una de ellas exime del pago de Ingresos Brutos a los comercios dedicados a la venta de bebidas y comidas, ya sea con servicios de mesa, al mostrador o al paso.


Con autoría de los diputados Sergio Abrevaya (GEN) y Marcelo Guouman (UCR/Evolución), se trata de una medida que se extenderá a lo largo de mayo, junio y julio.


La medida surge para aliviar al sector gastronómico tras la implementación del Decreto Nacional 241/2021 que dispone que los bares, restaurantes y locales comerciales deberán cerrar las puertas a las diecinueve horas afectando seriamente su demanda y equilibrio económico".


"Las medidas generan pérdidas en el sector ya que el horario nocturno representa un importante porcentaje en la facturación", reconoció el Gobierno porteño en un comunicado.


La segunda ley votada este jueves con autoría de la legisladora Ana María Bou Pérez (Vamos Juntos) establece que las clínicas y sanatorios de la Ciudad no tendrán la obligación de pagar las cuotas correspondientes a mayo y junio 2021 del impuesto de Ingresos Brutos por los servicios de internación.

Noticias relacionadas


El proyecto explica que, dado el incremento de casos de coronavirus, "resulta imprescindible colaborar con el sector y brindar alivio fiscal a los contribuyentes que desarrollan dichas actividades para que puedan seguir combatiendo y paliando los efectos adversos de la actual emergencia sanitaria".