Jorge Rachid, médico sanitarista, NAJorge Rachid, médico sanitarista, NA.

El médico sanitarista y asesor del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, Jorge Rachid, manifestó su preocupación por la vigencia de la segunda ola de Covid, para lo que propuso un cierre total de 14 días.

 

Respecto de las medidas concretas a tomar para reducir el nivel de contagios y la tasa de mortalidad, aseguró que en primer lugar se debe “cerrar todo por 14 días en las zonas epidemiológicamente incendiadas, como lo hicieron todos lo países del mundo” y al mismo tiempo remarcó que se tiene que “seguir activamente vacunando a un millón de personas por semana a nivel nacional” para alcanzar a inocular a todos los mayores de 30 años en tres meses.

 

En declaraciones al periodista Lucas Mella en la "Pura verdad" de radio AM550, Rachid aclaró que el cierre debe incluir al sistema educativo ya que “con la excusa de la presencialidad hemos tenido que habilitar cuatro salas nuevas de Covid en el Hospital Garrahan y se han producido muertes de chicos y enfermeras de pediatría en el Hospital Gutiérrez”.

 

Noticias relacionadas

Además ve con preocupación el impacto de la cepa Manaos y la variante inglesa que circulan por el país, por lo que entiende que las medidas propuestas “tarde o temprano van a tener que hacerse”.

 

El médico asesor del gobierno bonaerense sostiene que vienen impulsando estas medidas desde la provincia hace ya dos meses “porque desde el punto de vista sanitario y epidemiológico se veían venir. Era una crónica anunciada de lo que iba a pasar”.

 

En esa línea se propusieron el cierre de fronteras, la cancelación de los vuelos internacionales y en última instancia la paralización general en las zonas más afectadas. Al justificar estas medidas señaló nuevamente a la educación como foco del aumento de casos. A su entender “hay un eje falso” en el debate de la presencialidad, ya que no se trata de discutir la modalidad de enseñanza sino a la educación en este contexto donde “hay una tasa de incidencia en los contagios que supera la media de cualquier país del mundo que ha cerrado las aulas por seis semanas, como Inglaterra o con siete meses en el caso de países de Europa del este que lograron dominar la pandemia a partir de asumirla como una guerra”.

 

En estos términos apuntó a la oposición, al definirlos como “desertores de esta guerra” y aseguró que junto a sus colegas están preocupados “porque una cosa es luchar contra el virus, contra la pandemia y otra cosa es que meta la cola la política en esta situación”.

 

En la misma dirección cargó con la responsabilidad del colapso en los sanatorios del primer y segundo cordón del conurbano a la Ciudad de Buenos Aires por la asistencia de residentes de dicho territorio al sistema de salud bonaerense. “Nosotros por suerte contamos en la Provincia de Buenos Aires con un sistema interactivo de camas en tiempo real, que nos permite ubicar a los pacientes en aquellas zonas que no estén epidemiológicamente saturadas”.

 

Rachid llamó a la cooperación colectiva para afrontar esta situación: “Acá es imperioso que nos expongamos todos los argentinos con la solidaridad social activa para poder superar esta guerra”.