El dueño de un club chino obligó al entrenador a poner a su hijo de 126 kilosZibo Cuju FC.

Cuando hay dinero o poder de por medio, todo se puede. En este caso, el Zibo Cuju FC protagonizó un hecho insólito: el dueño del club obligó al entrenador a poner a su hijo. Claramente, las imágenes no tardaron en compartirse en Internet.

 

El empresario quería que su hijo jugara como titular en un equipo de la segunda división del país que se encuentra en bancarrota. ¿El problema? No contaba con las habilidades que un futbolista debería tener. Ante la imposición al técnico de ponerlo en el partido, a éste no le quedó otra opción más que asignarle al joven con sobrepeso las tareas de tirar los penales, faltas y tiros de esquina.

 

En el video, se puede apreciar cómo el joven de 126 kilos intenta jugar un partido con falta de estado físico y sin mucho interés en el juego. Sin tener que ganarse el puesto, debido a que el magnate es su progenitor, cumple con lo que tiene que hacer.

Noticias relacionadas

 Esta situación llamó poderosamente la atención de los fanáticos del fútbol a nivel mundial. A pesar de que este equipo no sea tan conocido, el hecho se viralizó porque lo catalogaron de insólito. Si bien esto es bastante común en el país asiático, porque no es la primera vez que el magnate lo hace, esta petición de poner a un familiar en la plantilla sin tener las cualidades físicas que necesita un jugador profesional en este deporte, fue lo que se destacó en esta ocasión.

 

"La displicencia con la que pasa la pelota es fascinante”, expresó un usuario en las redes sociales. Otro comentó que “esto pasa en pleno siglo XXI: hace unos días He Shihua, dueño del Zibo Cuju, bajó del palco a debutar porque al comprar el club incluyó que él debía estar en plantilla y lucir el 10. Y en el último partido obligó al técnico a sacar a su hijo, de 126 kg”, junto a unos iconos de confusión.

 

He Shihua es el dueño en cuestión, tiene 35 años y salvó al club de la bancarrota. A pesar de eso, se caracteriza por estos excéntricos caprichos que tiene: como menciona el comentario del cibernauta, en otra ocasión, formó parte del plantel de jugadores portando la camiseta con el número 10.

 

Si bien su nombre aparece como integrante del equipo y es el poseedor de la casaca más importante, son pocas las veces que ingresa al campo de juego. El pasado 4 de mayo, entró cuando faltaban sólo siete minutos para que finalice el partido, el cual estaba 0-0 ante el Sichuan Jiuniu (equipo del grupo City Football Group, dueños del Manchester City). Fue su debut, pero no tocó la pelota en ningún momento.

 

El Zibo Cuju FC está entre los últimos puestos de la tabla en la China League One, y estos pedidos no ayudan al equipo. Luego de cinco fechas disputadas, acumulan solamente un punto. Además, ha marcado dos goles por los 10 que ha recibido.