Celia Tejerina - Vela - Juegos Olímpicos Tokio 2020Celia Tejerina - Vela - Juegos Olímpicos Tokio 2020

La vela suma ilusiones de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y Celia Tejerina es una de las representantes nacionales en la clase RSX femenina.

 

“Estar en los Juegos es muy especial, porque uno puede compartir más con el grupo. Generalmente no viajamos en delegación, cada uno tiene sus campeonatos y su planificación, y más allá de que nos conocemos, es lindo vivir ese momento con los compañeros de la disciplina y una aprende mucho de los demás”, inició la mendocina en charla con Diario 26.

Celia Tejerina - Vela - Juegos Olímpicos Tokio 2020

En relación al manejo de los nervios y las complicaciones para entrenar, la estudiante de Ciencias Económicas de la UNCuyo aseguró: “En el 2020, la ansiedad la manejé entrenando en casa, donde hacía todo lo que tenía a mi alcance para mejorar. Cuando llegó el invierno, en Mendoza hace mucho frío para navegar, y ahí se incrementó la ansiedad porque veía que pasaba el tiempo y ya llevaba mucho sin salir al agua. Justo ahí nos dieron el permiso, lo que me sirvió para calmar esas sensaciones. Mi mejor manera de controlarla, además del trabajo que realizo con Mercedes Apugliese, mi psicóloga deportiva, es entrenando para sentirme tranquila conmigo misma porque estoy dando todo lo que puedo para el objetivo”.

 

Noticias relacionadas

A lo largo de la serie de entrevistas con los representas de vela, todos coincidieron en la importancia de conocer el lugar donde van a competir en Japón. En relación a eso, Celia no es la excepción: “Es de gran importancia. En Río estuvimos tres meses antes y fue de gran ayuda. Es necesario conocer bien la geografía del lugar, cómo se comporta el viento, las diferencias entre los días de frío o calor, entre otros factores. En la cancha de Tokio entran tifones, por lo que es muy importante llegar unos días antes. Esto sumado a lo que a muchos nos va a suceder, que es pasar del invierno al calor de Japón, y las horas de diferencia. Esto va a ser una de las cosas más difíciles porque vamos a viajar con los días muy justos por una cuestión sanitaria del Comité Olímpico Internacional y va a ser todo un reto. Para Río estuvimos desde mayo en Brasil, yendo y viniendo, pero desde fines de junio ya me instalé allá. Ahora es otro continente, otro mar y el poco conocimiento, va a ser todo un desafío. Igualmente, lo positivo es que todos vamos a estar en las mismas condiciones”.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Celi Tejerina (@celi.tejerina)

Tras conseguir el pase a Tokio en el Sudamericano de la especialidad en Mar del Plata 2020, la windsurfista vivió una larga temporada sin actividad oficial y aguarda su puesta a punto en Europa para llegar de la mejor manera a los Juegos: “Las competencias siempre son necesarias. La disciplina tiene la particularidad de que la flota no es muy grande y, cuando vuelvo a viajar y a competir afuera, se siente la falta de timming, así que la cabeza se tiene que volver a adaptar. Ahora, con mi viaje a Europa, donde voy a competir y entrenar, vamos a intentar mejorar las largadas, competir con otras atletas y definir la táctica, algo que se vuelve fundamental”.

 

Luego de su experiencia olímpica en Río 2016, donde terminó en el puesto 21, la mendocina comentó lo que buscará sumar en este nuevo desafío: “Río y los Panamericanos de Lima y de Toronto me dieron mucha experiencia en relación a mí misma. Son años navegando y muchas regatas en la espalda pero sobre todo, gané mucho en cuanto a la madurez y al manejo de presiones. Estoy muy motivada y tengo muchísimas ganas de disfrutarlos. Así lo viví en Perú, que fueron mis segundos Panamericanos, y donde conseguí una medalla de plata, producto de la maduración y de esta forma diferente de tomarme las cosas”.

Celia Tejerina - Vela - Juegos Olímpicos Tokio 2020Celia Tejerina - Vela - Medalla de plata en Panamericanos de Lima

De cara al gran evento de la capital japonesa, Celia analiza sus expectativas: “Mis objetivos son dar lo mejor de mí, terminar el campeonato y sentir que no me quedó nada por dar. Numéricamente, aspiro a quedar dentro de las 15 mejores. Estuve mucho tiempo sin competir afuera y es una incertidumbre que me genera un poco de ansiedad”.

 

Para cerrar una charla entre olas y viento, la representante nacional comentó lo que significa representar al país en una competencia internacional: “Es súper lindo. En este tipo de campeonatos, como son los Juegos Olímpicos o los Panamericanos, una lo vive con mucho compromiso y responsabilidad, ya que va una sola por país y en este caso me tocó a mí. Es orgullo, felicidad y algo que me encanta. A su vez, siento mucha gratitud por todo el cariño que recibo día a día”.

*Por Matías Greisert

Tw: @MatiasGreisert