Fernán Quirós, Coronavirus en Argentina, NAFernán Quirós, NA.

Fernán Quirós, ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, se refirió a los últimos casos de personas que, a pesar de estar vacunadas con dos dosis contra el COVID-19, murieron por la enfermedad. “Ninguna protección es total”, aseguró, pero explicó que la vacunación “baja muchísimo el riesgo” de perder la vida.

 

Para entender la efectividad de las dosis, el ministro explicó que hay que analizar “cuánto disminuyen la capacidad de contagiar, de presentar síntomas clínicos, de pasar a un cuadro grave y terminar internado, y de fallecer”. “Si uno toma los datos de la Ciudad de los primeros 700 mil vacunados y hace un seguimiento de ellos, de quienes han tenido la primera dosis y de quienes completaron el esquema, comparado con un grupo no vacunado de similares características, los que recibieron doble dosis tuvieron 98% menos de probabilidades de fallecer. Es una enormidad la protección”, expresó.

 

En diálogo con TN, manifestó que la vacunación “no evita totalmente la posibilidad” de morir a causa del COVID-19. “El vacunado tiene una protección mediana para no contagiar a alguien; medianamente alta para no enfermarse; alta para no internarse, y muy alta para no fallecer, pero ninguna protección es total”, expresó.

 

Noticias relacionadas

“La letalidad ha disminuido significativamente” en la Ciudad y consideró que esto se debe a que “se aprendió mucho sobre cómo atender a los pacientes, hay nuevos medicamentos y hay gente vacunada”, dijo. “El descenso (de los infectados) es significativo, aunque no es suficiente aún porque es una enfermedad que es muy sensible a la circulación de la gente y a la capacidad de la gente de cuidarse”, reveló.

 

“En la medida en la que toda esta dinámica social del encuentro en lugares relativamente pequeños y con poca ventilación se siga repitiendo, la posibilidad de un rebrote siempre está”, manifestó.

 

Respecto a la campaña de vacunación, aseguró que “según la experiencia de cuatro o cinco países, cuando se alcanza el 40 por ciento de la población con al menos una dosis, la curva epidemiológica tiene un primer cambio importante en su velocidad de transmisión y cuando se llega al menos al 60 por ciento, la curva claramente ya bajó significativamente”.

 

Sobre lo que podría suceder a fines de junio, reveló: “En la Ciudad de Buenos Aires seguramente la realidad epidemiológica va a ser distinta de la que hemos visto hasta ahora. Frente a un mismo esfuerzo social, la curva va a descender muchísimo más”.

 

Sobre las variantes sudafricana y Delta, dijo que “hoy en la Argentina no están circulando”, pero remarcó la importancia “de las segundas dosis” para combatirlas ya que, si la gente sigue viajando, en algún momento van a llegar”.