Controladores aéreos, paro, foto HostelturParo de controladores aéreos. Foto: gentileza Hosteltur.

Los trabajadores de los servicios de navegación aérea reunidos en ATEPSA (Asociación Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad de la Aeronavegación Sociedad del Estado) iniciarán el próximo viernes desde la hora cero una medida de fuerza que afectará a los vuelos de carga. El plan de lucha fue resuelto debido al conflicto salarial que mantienen desde 2020 con la Empresa de Navegación Aérea Sociedad del Estado (EANA S.A.).

Noticias relacionadas

 

 

Según informó el gremio, la medida afectará a los vuelos de carga y tampoco tendrán autorización para despegar las aeronaves de la aviación privada y ejecutiva, así como las escuelas de vuelo.

 

Quedarán fuera del alcance de la medida vuelos humanitarios y sanitarios, transporte de vacunas, suministros médicos o pacientes afectados por Covid.

 

Tras un mes de conciliación obligatoria, los trabajadores de ATEPSA decidieron en asamblea bloquear a partir de las cero horas del viernes el traslado de cargas, que involucra "más de 400 toneladas diarias a través del aire". El gremio, que reúne a 1.200 trabajadores, indicó que el miércoles habrá una nueva reunión con los representantes de EANA, "última oportunidad para remontar la situación y evitar el paro".

 

"Durante los ocho meses de conflicto, los trabajadores hemos soportado el derrumbe de nuestro poder adquisitivo debido a la inflación de 2020 y lo que va corrido del 2021. La empresa ha dilatado premeditadamente el conflicto, sin darnos una respuesta. Su actitud intransigente es la responsable de que no haya acuerdo", señaló Johnatan Doino, secretario general de ATEPSA.

 

Los trabajadores de ATEPSA son los encargados de organizar la navegación aérea, ya que autorizan los despegues, rutas y aterrizajes de todas las aeronaves que circulan por el espacio aéreo argentino. Están distribuidos en los 54 aeropuertos y aeródromos existentes en las 23 provincias y asimismo tienen bajo su función instalar y mantener todos los sistemas de navegación electrónicos, como radares y sistemas de comunicación.

 

Según la ley, están clasificados como servicio público esencial, lo que significa que no pueden cortar intempestivamente los servicios, por lo que para llegar a esta instancia han tenido una serie de etapas de negociación colectiva previa, "sin resultado alguno debido a la insensibilidad de la empresa y ante la pasividad del Ministerio de Transporte, cómplice necesario de las maniobras de dilación y de la postergación salarial que carcome nuestros bolsillos y el bienestar de nuestras familias", sostuvo Doino.