Crimen de Zaira RodríguezCrimen de Zaira Rodríguez

El juicio por el crimen de la piloto de karting Zaira Ailén Rodríguez arrancó este lunes con dos hermanos procesados por el hecho ocurrido durante un robo en noviembre de 2018 en la localidad bonaerense de Villa Ballester. En aquella oportunidad, la joven de 21 años había sido baleada en la cabeza.

 

La primera audiencia se inició este lunes a las 8:30 en los tribunales de San Martín con la declaración de Claudio Rodríguez, padre de la víctima. En ese sentido, habrá otras dos jornadas de exposición oral, que serán el miércoles y el viernes de esta semana.

 

Las mismas se llevarán a cabo de manera presencial ante el Tribunal Oral en lo Criminal 5 de San Martín, conformado por los jueces Adrián Berdichevsky, Luis Molinari y Javier Antonucci.

 

Noticias relacionadas

"Es un momento muy difícil, volver a pasar por todo y revivir lo que pasó con Zairita", remarcó el padre de la joven asesinada previo a declarar en la Justicia.

 

"Hay que ser fuerte para que los culpables sean condenados con la pena máxima y seguir luchando por la sociedad, por mis hijos, por mi familia, por la familia de todos, para que esto no vuelva a pasar. Quiero prisión perpetua para ambos", agregó.

 

Los acusados son los hermanos Pablo Daniel y Gastón Maximiliano Murray, de 25 y 29 años, respectivamente, quienes se encuentran detenidos con prisión preventiva imputados como coautores del delito de "robo agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, en concurso real con homicidio criminis causa".

 

La incriminación que recayó sobre ambos prevé hasta la pena de prisión perpetua en caso de ser hallados culpables. En los últimos días hubo un cambio sustancial en la defensa de los acusados, tras la renuncia de su abogado particular. Ahora, ambos hermanos son representados por el defensor oficial Guillermo Thomas.

 

"Tenemos que estar fuertes para poder apoyar, pero son tres días donde la fortaleza se cae y no tenés ninguna muleta para poder levantarte. Espero que la Justicia determine la pena máxima como corresponde y que les saquen todos los derechos, porque a mi hija se los sacaron", remarcó el padre.

 

El hombre aseguró que ya lleva "ocho denuncias hechas por amenazas pero nadie hace nada", al tiempo que su esposa, Sandra, quien también declaró este lunes en la primera audiencia, sostuvo que los acusados "no bajan la mirada" y que su defensor es "muy soberbio en su forma de dirigirse a los jueces y a los testigos".

 

"Es horrible verles las caras, es horrible saber que ellos salieron a matar", señaló la mujer, quien estuvo acompañada de un grupo de familiares, amigos y allegados que se concentraron con barbijos en la puerta de los tribunales con pancartas que decían "Justicia por Zaira".

 

Por su parte, Claudio Rodríguez afirmó: "Pasar por el momento de la reconstrucción de lo que ha sucedido te lleva al día cero y a la hora que pasó, es terrible".

 

Otro que también declaró fue el novio de Zaira y testigo del hecho, Nicolás Impiombato, quien reveló que se sintió "nervioso", ya que pensaba en no fallar para que su relato "no tenga dudas". Además de los padres y el novio de Zaira, declararon varios efectivos policiales que intervinieron en la investigación apenas ocurrido el crimen, mientras que los dos acusados, presentes en el recinto, prefirieron guardar silencio.

 

El fiscal Fabricio Iovine dio por acreditado, en el escrito presentado para elevar la causa a juicio, que el hecho ocurrió el 10 de noviembre de 2018 a las 20:45, en el cruce de las calles Lamadrid y Sarmiento, de Villa Ballester. Allí, la corredora de kartings estaba con el piloto de TC, Nicolás Impiombato (su novio), a bordo de un Volkswagen Gol Trend blanco, estacionado en la puerta de la casa de ella.

 

Fue entonces cuando dos delincuentes que se movilizaban en una moto se acercaron a la pareja con fines de robo. Uno de los "motochorros" amenazó a los novios con un arma de fuego para que bajaran una de las ventanillas, pero Impiombato arrancó a toda velocidad y embistió la moto de los delincuentes. Ante la reacción del conductor, uno de los asaltantes comenzó a disparar contra el auto de la pareja y Zaira recibió un tiro en la cabeza, a la altura de su oído derecho, lo que le provocó la muerte cuando llegó al hospital Castex.

 

"Los rastros balísticos levantados en el lugar, el examen de la cantidad de impactos recibidos por el Volkswagen Gol y el proyectil recibido por Zaira Rodríguez en su cabeza dejan fuera de todo margen de dubitación el dolo de muerte en el accionar de los causantes, al no haber podido lograr el fin de robo", aseguró el fiscal.

 

La moto fue la clave para llegar a los sospechosos, ya que el propio novio de Zaira, al acelerar para evitar el asalto, se llevó por delante el vehículo y lo llevó arrastrado durante varios metros debajo de su propio auto.

 

Cuando la Policía identificó esa moto por su patente pudo llegar a la casa de los Murray, donde el padre de los hermanos colaboró con la Policía y entregó a su hijo Pablo, quien confesó ser el autor del crimen.