Vacunación contra el coronavirus en Argentina, AGENCIA NAVacunación a abuelos, imagen ilustrativa, NA.

Agustín Tránsito Martínez era un abuelo de 77 años que murió el domingo en Santa Fe, luego de haberse aplicado la primera dosis de la vacuna de AstraZenca contra el coronavirus. Según las autoridades sanitarias, el hombre se sentía mal cuando llegó al centro de inoculación, pero se investiga lo sucedido ya que elevó las alertas sanitarias.

 

Según autoridades del Ministerio de Salud provincial, que estuvieron al tanto de la situación, cuando Martínez llegó para vacunarse dijo que no se sentía bien. Le habrían tomado la presión y le recomendaron esperar. Sin embargo, el hombre quiso inocularse, consignó el medio Aire de Santa Fe.

 

A los pocos minutos, tras recibir la aplicación, la esposa de Martínez avisó al personal sanitario que el hombre se había descompuesto y fue trasladado de urgencia hasta el Sanatorio Diagnóstico, en el macrocentro de la ciudad. Allí recibió atención médica y a las pocas horas el alta. Sin embargo, más tarde, murió en su casa.

 

Noticias relacionadas

Según consta en el informe realizado desde el efecto y entregado al ministerio de Salud local para el avance de la investigación, Martínez llegó al lugar “caminando de forma normal”. Se presentó en la guardia y comentó que había sido vacunado. En el lugar controlaron los signos vitales del paciente y aseguraron que estaba “en perfecto estado”.

 

Si bien regresó a su casa caminando, de acuerdo con el relato del hijo, tan solo minutos después, sufrió otro episodio. “Comenzó a temblar y a respirar acelerado, después mucho más lento”, narró Martínez. “Decidí llevarlo a la cama para atenderlo mejor”, agregó.

 

Al notar que la situación empeoraba, decidieron llamar nuevamente a emergencias. “Mientras venían las ambulancias me indicaron que inicie con el RCP”, aclaró. El hombre detalló además que al llegar, le inyectaron adrenalina y le realizaron maniobras con electroshock, pero no pudieron salvarle la vida.