Dengue, saludDengue.

Científicos en Indonesia encuentran no sólo el final del Dengue, sino que ayudarían a erradicar otros como el zika, el chikungunya y la fiebre amarilla, transmitidos por el mosquito Aedes Aegypti.

 

El dengue ha sido una enfermedad que se cobró miles de víctimas en todo el mundo, sin poder hallar una vacuna o dispositivo para erradicarlo, sin embargo, un avance en la ciencia podría cambiar esta historia.

 

Un proyecto llevado a cabo en Indonesia con mosquitos infectados logró disminuir los casos nuevos en 77 % en la ciudad de Yogyakarta, por lo cual se estudia avanzar en otras localidades para confirmar el avance.

 

Noticias relacionadas

El Dengue se consideraba un virus con potencial epidémico en sólo nueve países. Medio siglo después, la OMS la caracteriza como una enfermedad endémica presente en más de 100 países con climas tropicales y subtropicales, que cada año produce un aproximado de 390 millones de infecciones.

 

Los esfuerzos por erradicar a su principal vector, el mosquito Aedes aegypti, incluyan propuestas para utilizar ingeniería genética con el fin de evitar su reproducción o bien la replicación del virus en su organismo.

 

El World Mosquito Program en coordinación con autoridades sanitarias y comunidades locales depositó cinco millones de huevos de mosquitos infectados con la bacteria Wolbachia, un patógeno común en la mayoría de poblaciones de artrópodos e insectos que en los últimos años ha mostrado su capacidad para evitar la reproducción del virus en su organismo.

 

El resultado, publicado a mediados de junio en el New England Journal of Medicine resultó mucho mejor de lo esperado: en aquellas zonas donde se depositaron los mosquitos con Wolbachia, los casos de dengue cayeron dramáticamente en 77 %, provocando una disminución de la hospitalización a causa del virus en 86 % en la Ciudad.

 

No obstante, los mosquitos desarrollados por la empresa británica Oxitec poseen una proteína que provoca daños en las crías hembras, de modo que mueren antes de alcanzar la madurez necesaria para comenzar a picar.

 

El éxito del método Wolbachia probado en Indonesia podría sentar un precedente para acelerar las pruebas en otras regiones del mundo y finalmente, poner fin a los nuevos contagios de dengue.