Guerra de Malvinas, combatientesGuerra de Malvinas, combatientes. 

Argentina empató en su debut por la Copa América 1-1 ante Chile, esto debió haber sido la noticia central pero un detalle al finalizar el encuentro hizo que el foco de la atención pasara por otro lado. Un lado sensible del que poco se ha hablado.

 

Además del tiro libre de Lionel Messi, que terminó en gol para el 1-0 parcial, para Chile no fue un partido más ya que se produjo el debut de un jugador inglés nacionalizado de nombre Ben Brereton. Todo un acontecimiento para el país vecino ya que no es para nada habitual que un inglés decida nacionalizarse sudamericano y disputar una competencia internacional; pero para sorpresa de muchos la cuenta oficial de la Selección chilena en Twitter, @LaRoja, lo celebró de una manera más que cuestionable y hasta irrespetuosa.

 

Terminado el partido la cuenta compartió un tuit donde parafraseó la canción "La Mano de Dios" que cantaba Rodrigo Bueno en honor a Diego Maradona, cambiándole parte de la letra: "En Inglaterra nació, fue deseo de Dios Crecer y sobrevivir, Revisar su carnet Y tener madre chilena... Y todo el pueblo cantó...". Justo celebran a un jugador inglés ante Argentina y justo un país como Chile que tan poco hizo para ayudarnos en plena Guerra de Malvinas.

 

Noticias relacionadas

No solo el mensaje en redes cayó mal y hubo cientos de críticas, también se dio en un contexto donde antes de disputarse el encuentro se había homenajeado a Maradona. El mismo jugador con quien se intentó comparar a uno del Blackburn que milita en la segunda división de Inglaterra. Quizá si Uruguay hacía lo mismo con un futbolista francés nacionalizado uruguayo lo hubiésemos tomado como parte de la jerga futbolera, pero la historia con Chile, Malvinas e Inglaterra hace que vuelva a abrirse una herida que duele igual que dolía en 1982 porque aún Argentina sigue reclamando lo que es suyo.

 

Malvinas es uno de los temas más sensibles a nivel social y político, incluso es hasta un tema de debate difícil de llevar en una sobremesa por lo que significa: jóvenes prácticamente tirados a la buena de Dios a un campo de batalla, una guerra evitable y el sentimiento de que el país estuvo solo contra el mundo.

 

No hay que generalizar, ninguno de nosotros conoce a todos los chilenos para decir que piensan igual que ese tuit de tan mal gusto. Pero no pasa desapercibido, viene de la mano de un país al cual aún llamamos hermano que nos soltó la mano hace 39 años y que nunca intentó volver a remediar lo hecho.

 

Lo sentimos personal porque sigue a flor de piel y porque con Malvinas no se jode.

 

Por Yasmin Ali

*Tw: @Yas_Friends