Sergio Massa, NAMassa, NA.

El presidente de la Cámara de Diputado, Sergio Massa, aseguró que "es intolerable que existan presos políticos", y tomó distancia de la abstención que tuvo la Argentina en la votación ante la Organización de Estados Americanos (OEA) contra las violaciones a los derechos humanos y masivos arrestos de dirigentes opositores cometidos por la gestión de Daniel Ortega.

 

"Ni en Nicaragua ni en ningún país de la región podemos tolerar presos políticos", resaltó el titular del Frente Renovador, durante una presentación en el Inter American Dialogue en Washington. Al referirse a la cuestión, Massa sostuvo que la "Argentina está preocupada y ocupada por la situación en Nicaragua, es importante que la región se comprometa en la liberación de los presos políticos".

 

"Nicaragua o cualquier otro país no debería poder detener a políticos. Eso es clave para la democracia", evaluó el presidente de la Cámara baja en Estados Unidos, país que se mostró "decepcionado" por la postura argentina. A su entender, se debe "empezar a empoderar a los países de la OEA a buscar soluciones en lugar de otros que creen que son la solución".

 

Noticias relacionadas

"Es importante que la región se comprometa en la liberación de los presos políticos. Y es importante que las personas entiendan que son las instituciones las que fijan la política (de la OEA)", resaltó Massa. La Argentina se abstuvo el martes pasado de condenar a Nicaragua por las violaciones a los derechos humanos y masivos arrestos de dirigentes opositores cometidos por la gestión de Daniel Ortega, durante el tratamiento de un proyecto de resolución en la Organización de Estados Americanos (OEA).

 

La condena fue aprobada por 26 países, entre ellos Estados Unidos, Brasil, Chile, Colombia y Perú, y exigió "la inmediata liberación de los precandidatos presidenciales y de todos los presos políticos" en Nicaragua. En cambio el gobierno de Alberto Fernández se abstuvo junto a Belice, República Dominicana, Honduras y México. Por su parte, votaron en contra Nicaragua, Bolivia y San Vicente. "No estamos de acuerdo con los países que, lejos de apoyar el normal desarrollo de las instituciones democráticas, dejan de lado el principio de no intervención en asuntos internos, tan caro a nuestra historia. Tampoco con la pretensión de imponer pautas desde afuera o de prejuzgar indebidamente el desarrollo de procesos electorales", sostuvo la Argentina en un comunicado conjunto con México.

 

Y agregó: "En este contexto, no nos fue posible acompañar el proyecto de resolución puesto a consideración hoy en el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA)". Las áreas de Relaciones Exteriores de la Argentina y de México además señalaron que "es perentorio que la OEA retome el espíritu constructivo de su Carta", agradecieron "el esfuerzo negociador de algunos Estados miembros" e hicieron "un nuevo llamado a restablecer el diálogo interamericano". No obstante, en el inicio del comunicado, Argentina y México manifestaron "su preocupación por los acontecimientos ocurridos recientemente en Nicaragua".

 

"Especialmente, por la detención de figuras políticas de la oposición, cuya revisión contribuiría a que el proceso electoral nicaragüense reciba el reconocimiento y el acompañamiento internacional apropiados. Hemos sido testigos, en varios países de la región, de casos inadmisibles de persecución política. Rechazamos esta conducta", plantearon. Y finalizaron: "Expresamos nuestra disposición plena para colaborar constructivamente. Estamos convencidos de que esta situación será superada por las y los propios nicaragüenses, resguardando la convivencia pacífica, la división de poderes, el respeto a las minorías, las garantías constitucionales y, en general, el pleno respeto de todos los derechos humanos".