Botellas para vinosConflicto en bodegas por falta de botellas

Si bien las ventas se dispararon por el aumento del consumo de vinos, las bodegas enfrentan el problema de la falta de botellas para el envasado y no pueden cumplir con las entregas pautadas en los contratos.

 

La semana pasada advirtieron desde el sector que están recibiendo un tercio, o menos, de las partidas de envases de vidrio que necesitan para sus vinos.

 

Las pérdidas son millonarias por lo que la Cámara de Bodegueros de San Juan solicitó la intervención del Ministerio de Producción meses atrás.

 

Noticias relacionadas

Para citar un ejemplo, una de las bodegas mendocinas admitió que se está perdiendo de facturar $60 millones en estos días por no tener envases para fraccionar 50.000 cajas de vino que ya tiene vendidas.

 

En tanto, desde la principal empresa de fabricación nacional de botellas, la cristalería Cattorini, explicaron que se quedaron sin stock a causa de las limitaciones por protocolo que causó la pandemia, combinadas con el aumento de la demanda, indica el medio local Diario de Cuyo.

 

Además, explicaron que ahora están al máximo de producción, pero que la oferta aún es menor a la demanda que se disparó desde mayo del 2020.

 

“Estamos terminando un segundo horno de fabricación en Mendoza, que permitirá duplicar la producción en esa planta a 28 millones de botellas y sería un gran alivio, pero tenemos la dificultad de obtener la energía y gas necesarios y hemos pedido intervención al Gobierno mendocino y al INTI”, explicó Ricardo Galdeano, gerente general de Cuyo de Cattorini. La firma tiene una planta en Mendoza y otra en San Juan, con un horno en cada una, que actualmente están a pleno funcionamiento.

 

En ese marco, agregó que a raíz de la pandemia, las plantas debieron paralizar líneas de producción para garantizar el distanciamiento del personal y por esa situación, entre marzo y septiembre de 2020, se perdieron de fabricar 75 millones de botellas.

 

Por esa causa además se agotó el stock de 50 millones de botellas entre las dos plantas cuyanas. "Aún así, con producción limitada, en un año 2020 de total incertidumbre Cattorini entregó 5% más de botellas que en 2019, y en el primer bimestre del 2021 incrementó un 6% la entrega respecto a igual periodo del año pasado”, indicó Galdeano.

 

Por su parte, Mario Pulenta, presidente de la Cámara de Bodegueros, reconoció en diálogo con el mismo medio que existe gran incertidumbre entre los socios por la escasez de botellas. Además contó que el ministro de Producción, Andrés Díaz Cano, se ocupó del tema y acercó las partes.

 

"Hice la gestión a nivel nacional y a nivel de empresas y en su momento se solucionó. Cada bodega pasó por escrito una demanda de lo que necesitaba y teóricamente estaba solucionado", corroboró el ministro Díaz Cano.

 

"Nosotros lo que hicimos fue plantear esta inquietud al Gobierno y hubo un compromiso para que Cattorini, que tiene una planta en San Juan, priorizara un poco la demanda con un programa pre-armado para garantizar el abastecimiento de las bodegas locales. Eso anduvo al principio, pero ahora está volviendo a fallar", añadió Pulenta.

 

Mauricio Colomé, de bodega Casa Montes, dijo que este año está complicado abastecerse de envases de vidrio: "Desde noviembre que no podemos entregar cajas vendidas a nuestros clientes y eso nos perjudica enormemente".

 

"El problema es que necesitamos vender para vivir, por eso estamos haciendo algunos negocios de venta de vino a granel. Estamos sufriendo pérdidas millonarias, no sólo por la facturación sino por el terreno que se pierde en la góndola”, aseguró el dirigente del sector.

 

"Estamos más complicados que el año pasado. Antes, las fábricas de vidrio salían a buscar clientes, ahora estamos rogando y prendiéndole una vela a cada santo para que nos lleguen los envases”, graficó un bodeguero de San Martín.

 

Por su parte, Mauricio Fernández, de la bodega Fraccionadora San Juan, explicó que pese al apoyo del Ministerio, la fábrica no está cumpliendo el plan de necesidades presentado: “No es sólo el faltante, sino el costo. Estamos recibiendo aumentos semanales, dos temas muy importantes que estamos sufriendo las bodegas en este momento”.

 

Finalmente, hizo un resumen de los conflictos que atraviesa además el sector en materia del precio de la uva, los altos costos y la escasez de envases. “Creo que este año vamos a perder mucho mercado del vino, y esperemos que no atente contra los stocks vínicos después”, sintetizó.