Parto, nacimientoNacimientos en tiempos de pandemia.

La pandemia de coronavirus hundió la tasa de natalidad, según informaron medios internacionales, y los especialistas afirman que no solo el temor influyó sino también la crisis económica que la situación trajo aparejada. Cuando hace algo más de un año comenzaban a decretarse los primeros confinamientos, surgían esas primeras bromas sobre un eventual ‘baby boom’ derivado de quedarse en casa, pero los datos muestran el efecto contrario, analiza el canal de noticias France 24.

 

En países como España por ejemplo, se observa una caída aguda de nacimientos del 20% en el último año, según datos del Instituto Español de Estadística, mientras que el patrón se repite en la mayoría de países desarrollados. Según expertos, el miedo a un futuro incierto y las repercusiones económicas de la crisis serían las principales razones para este descenso de natalidad.

 

En el programa Primera Plana del canal francés, evaluaron la situación Paola Martínez Infante, periodista independiente; Joel Assoko, periodista económico en la revista Jeune Afrique y María Eugenia Cosio Zavala, profesora emérita de demografía en la Universidad Paris 3.

 

Noticias relacionadas

"Hay que tener cuidado con la ideología anti natalista. Es extincionista. Mejor habría que repesar el capitalismo para que se produzca una mejora del medio ambiente", advirtió dice Paola Martínez, al entrar en el análisis del contenido de una carta de lectores que publicó recientemente el diario estadounidense The New York Times. Cosio Zavala indicó que la tendencia comenzó hace muchos años antes de la pandemia, que es sinónimo de crisis y entonces potencia la baja en la tasa de natalidad.

 

La periodista Martínez ofreció datos de América Latina, con la Argentina y Chile en baja; Bolivia y Perú sin variantes en la tasa de natalidad. "Chile es un país súper pobre y criar un niño cuesta una fortuna. Allí la educación es muy cara", subrayó la periodista Martínez. A su turno, Cosio Zavala analizó la cuestión de China, ya que aquel país permite ahora a las familias que tengan más de dos hijos y en ese sentido opinó que esa política puede tener éxito entre las familias adineradas, pero no en los ámbitos rurales.

 

"Tiene que ver con la carencia de mano de obra y el envejecimiento de la población. En 1978 sobraban trabajadores pero el cálculo es que van a faltar", puntualizó. Martínez abordó luego el tema de las políticas de Estado y en ese sentido abogó por que se tenga en cuenta la paridad para evitar paternalismos.

 

"Ahora la mujer decide y sería equivocado si el Estado asumiera una posición paternalista. Las madres planifican sus familias en relación con su proyecto de vida", planteó al aludir a la decisión de estudiar y trabajar, que muchas veces implica una opción. Finalmente, Assoko destacó el ejemplo de Escandinavia, que ofrece "un sistema social completo", que incluye licencias por paternidad.