Luciana tenía 17 años y murió desangrada. (Foto: Facebook/Lucii Sequeira).Luciana murió desangrada. Foto: Facebook/Lucii Sequeira

Luciana tenía 17 años. Salió de su casa en la localidad santiagueña de Villa Atamisqui para ir a retirar unas fotocopias de la escuela. Horas después, la encontraron inconsciente en un hotel alojamiento y murió poco después de llegar al hospital.

 

El informe preliminar de la autopsia confirmó el horror que a simple vista evidenciaba la escena con la que se encontró la policía al llegar al lugar. “Esto fue un femicidio, no una violación”, sostuvo la hermana de la víctima.

 

A Luciana la torturaron hasta matarla. La golpearon, la quemaron, la violaron. La hermana de la joven asesinada, manifestó que sus padres están devastados con lo que pasó y señaló además su desconfianza en relación al accionar policial. Según remarcó, el motivo es que el padre del detenido es un funcionario de la fuerza.

 

Noticias relacionadas

“El chico es menor de edad e hijo de un policía. Por eso pedimos justicia, que esto no quede en la nada y que el acusado vaya a un correccional de menores. Nosotros nunca supimos que tenía novio ni nada. Sus amigas son las que vieron al sospechoso, dicen que ella se mensajeaba con él por WhatsApp”, explicó en diálogo con La Nación.

 

“Desde un principio nos dijeron que no tenía esperanzas de vida, que solo un milagro la podía salvar”, expresó.

 

El dueño del hospedaje declaró en la Justicia que lo que les había llamado la atención fue que una hora después de que la pareja de adolescentes ingresara, vieron salir al joven solo del lugar. Entonces se acercaron a la habitación y como la chica no respondía, forzaron la entrada y se toparon con lo peor.