Pedro Sánchez, presidente de EspañaPedro Sánchez, presidente de España. Foto: Reuters

Por Manuel Castro

Pedro Sánchez, el Primer Ministro del Reino de España, está empecinado en hacerle creer a todo el mundo que los indultos que el Consejo de Ministros aprobó (presionado por él mismo) servirán para lograr la concordia y la reconciliación. Indultos para unas personas que buscaron la destrucción del país y que podrán salir en libertad. En realidad no saldrán todos. Solo nueve. Los otros tres están condenados por desobediencia.

 

Casi me olvidada. El cobarde de Puigdemont sigue huido en Waterloo. Muchos esperan que le llegue, su Waterloo. Según se dio a conocer los indultos a estos delincuentes no serán totales sino parciales porque el tribunal que sentenció está en contra de la decisión de Sánchez.

 

Esta medida de absoluta política rastrera tiene sus límites, es decir, que no es total sino que tiene un período que va de tres a seis años en el que estos reos no deberán cometer delito alguno. En el caso de hacerlo este beneficio, el del indulto, dejará de existir. Con lo cual se supone que tendrían que volver a prisión.

 

¿Pero no era que estaban decididos a hacer otro referendo ilegal? Y se los libera. El indulto es una medida de gracia por el cual se termina de una manera total o parcial con la pena dada Aparentemente en España solo se pueden otorgar indultos parciales por lo que los delincuentes del "proceso catalán" podrán lograr la libertad por haber cumplido parte de esa pena. Pero los catalanes no se conforman con eso. Quieren más. Quieren la amnistía, eliminar el delito. Es decir que, la intención de fracturar al país nunca existió. Lo que sucede es que el indulto quita el castigo pero no el delito.

 

Mientras esto sucedía un grupo de personas valientemente vestidas de negro y con sus caras tapadas quemaron una bandera española en Vic, acto reclamado de acuerdo a las pintadas que dejaron en las paredes por CDR Acción Directa.

 

El presidente de la Comunidad Catalana, Pere Aragonés dijo que los indultos abrían una nueva etapa y que además reconocía (el indulto) que las condenas fueron injustas. (No Aragonès, no. Ud entiende lo que le conviene). El presidente regional catalán quiere más, quiere la amnistía y la celebración de un referendo pactado y con aval internacional. El señor Aragonès debería leer la Constitución Española que, aunque no le guste, rige en Cataluña; y que señala que eso que pide NO se puede hacer porque es ILEGAL.

 

Ultimamente en el mundo está siendo muy difícil hacerle entender a algunos qué es legal y qué cosa es ilegal. Y no me refiero al ciudadano sino a la casta.

 

Dadas estas circunstancias el Rey no puede negarse a firmar los indultos si están aprobados por el Consejo de Ministros. Así es la Monarquía Constitucional, el Rey ejerce el derecho de gracia con acuerdo a la ley. En la manifestación de hace una semana y que congregó a unas 200.000 personas en la Plaza de Colón había pancartas que tenían escrito: Majestad, no firme. 

 

Pero ¿qué sucederá si los independentistas lo vuelven a intentar? ¿Cómo se convence a un caníbal para que no te coma? ¿Hablando?

El Partido Popular, que desde hace tiempo viene dejando mucho que desear y que en la actualidad dirige el débil de Pablo Casado recurrirá la decisión del gobierno ya que para el PP los indultos no pueden ser considerados legales.

 

Vox, por su parte, también planteará una querella por desviación de poder contra todo el Consejo de Ministros. Santiago Abascal, líder de Vox, por tuiter calificó a este indulto de traición.

 

Las críticas a Sánchez también le han llegado de otros partidos de la oposición.

Es sabido hasta la saciedad que Sánchez como dice una cosa dice otra. Basta con recordar sus afirmaciones: "nunca pactaré con Podemos (comunistas) nadie podría dormir tranquilo, ni con ERC (independentistas catalanes republicanos) ni con Bildu (pro etarras)". Obviamente lo hizo, y lo sigue haciendo. Prueba de ello son estos insultos, digo, indultos. Si el pueblo no reacciona España puede dejar de existir. O tal vez podría repetirse un 1936. No se sabe.

 

Siempre se creyó que un impresentable inoperante como Rodríguez Zapatero nunca podría ser superado. Sánchez no solo lo logró. Le ganó por varios cuerpos. Todo es válido para seguir en La Moncloa y usar el Falcon. Hasta Felipe González y Alfonso Guerra, dos históricos del PSOE le pegaron con toda la artillería. Es más, Judas comparado con Sánchez debería estar en los altares.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez (España)
España
Independencia de Cataluña
Cataluña
Carles Puigdemont
Manuel Castro