Lionel Messi, Barcelona, NALionel Messi, Barcelona, NA.

El crack rosarino Lionel Messi celebra su cumpleaños 34 concentrado en Ezeiza con el seleccionado argentino por la competencia en la Copa América Brasil 2021 y sin novedades concretas sobre su continuidad en Barcelona, de España, donde sin embargo el presidente del club, Joan Laporta, sueña con poder ofrecerle este jueves, como regalo especial, la renovación de ese compromiso por dos años más



Pero por lo pronto el festejo lo encuentra a Messi una vez más con el seleccionado argentino, como sucedió en ediciones anteriores de la Copa América o la Copa del Mundo.



El certamen continental está entre ceja y ceja para Messi, consciente de que está frente a uno de sus últimos desafíos con la casaca albiceleste. El otro será el Mundial de Qatar 2022.



Messi alcanzó el récord de Javier Mascherano de 147 partidos en Argentina en el triunfo ante Paraguay, en el que finalizó exhausto. El lunes 28 de junio tendrá la gran chance ante Bolivia, en el último partido del grupo A, de quebrar esa marca y sumar una nueva distinción.

Lionel Messi, selección argentina, Efe.Messi, NA.

El máximo goleador del seleccionado argentino, con 73 tantos, es más líder que nunca de la Argentina. Su voz de mando ya es una característica en el equipo. Messi está cada vez más comunicativo con sus compañeros en el campo de juego, con indicaciones y arengas.



Messi se hizo capitán de a poco. Alejandro Sabella fue el entrenador que le confió semejante responsabilidad en acuerdo con Mascherano.

Noticias relacionadas


El brazalete utilizado por Daniel Passarella y Diego Maradona años atrás se transformó en una imagen común para Lionel, quien de a poco aprendió el oficio de ser capitán.



Su liderazgo se ejerció por el juego, con Mascherano como la voz cantante en la cancha, pero desde la Copa América Centenario 2016 asumió el rol en un momento delicado del seleccionado en la faz dirigencial.

Lionel Messi, Barcelona, NANA.

Messi, tantas veces criticado, hoy tiene adhesión total de hinchas y medios de comunicación argentinos. Se la ganó con el tiempo a pesar de no haber obtenido los resultados esperados.



Esa aceptación lo hace sentir cómodo, a diferencia de su presente en Barcelona de España, el club donde ganó todo pero en el que sufrió destrato y desmotivación deportiva en los últimos años con un enfrentamiento mediático con el expresidente Josep María Bartomeu.



Messi participó de forma activa en las elecciones que proclamaron presidente a Joan Laporta, dirigente al que conoce y con quien compartió trabajo durante la época dorada del Barcelona, de la mano de Josep Guardiola como entrenador.



Laporta ha manifestado su optimismo sobre la renovación del contrato del rosarino que finalizará el último día de junio. La incorporación de Sergio Agüero, gran amigo de Messi, se leyó como un gesto significativo para la continuidad del mejor futbolista del mundo.

Lionel Messi, Argentina vs Uruguay, Copa América, ReutersMessi vs Uruguay, EFE.

Más allá de su afinidad con Laporta, Messi no dio pistas sobre su futuro aún. La fecha de caducidad de su contrato se avecina y en Barcelona están pendientes, minuto a minuto.



De hecho, Laporta sueña con dar a conocer el arreglo contractual mañana, aprovechando que es el cumpleaños de "Lío" y que además es su santo (San Juan), o bien el próximo martes 29, cuando él mismo cumpla 59 años, en una especie de auto regalo.



En principio, según algunos medios españoles como por ejemplo el programa "El Chiringuito de Jugones", el arreglo se habría consumado inclusive antes del encuentro ante Eibar, el último que jugó Barcelona y en el que Messi no estuvo presente, aunque unas horas antes el rosarino y Laporta se reunieron en el Camp Nou para cerrar el acuerdo.



Un acuerdo al que por supuesto le faltaba el trazo fino, ni más ni menos, que contempla una renovación por dos años, pero para no romper el "fair play" financiero que exige la liga española, los montos contractuales se prorratearían hasta 2030 con la incorporación de distintos ítems que mantendrían a "Lío" vinculado con Barcelona FC hasta entonces.



Atrás quedaría entonces aquella intención de Messi de irse del club dando un "portazo", tal como había expuesto exactamente un año atrás, cuando envió el ya "famoso" burofax al por entonces presidente barcelonista, Josep María Bartomeu.



Por eso, hasta ahora, la sensación imperante es que los deseos deportivos de Messi, de cara a la torta con las 34 velitas, se teñirán solo de color celeste y blanco.