Leandro SantoroLeandro Santoro.

Con Leandro Santoro a punto de ser confirmado a la cabeza de la boleta de precandidatos a diputados nacionales para competir en la PASO, el Frente de Todos encara la recta final de la confección de la boleta de representantes legislativos por la Ciudad de Buenos Aires.

 

"Soy casi precandidato. Estoy a la espera de que se comunique la estrategia electoral", confesó el radical K en diálogo con "Lado P", el programa que conducen Eduardo Paladini y Elizabeth Peger en Radio Rivadavia.

 

La candidatura de Santoro era un secreto a voces en el oficialismo desde que el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, comunicó a través de su entorno que se sentía cómodo en el Poder Ejecutivo y que prefería mantenerse en su cargo para dejar su impronta en la gestión, especialmente ahora que se empieza a vislumbrar con mayor optimismo la post-pandemia.

 

La postulación del asesor presidencial, quien hace tiempo viene pidiendo pista electoral, y sumando crédito dentro del oficialismo a partir de su firme defensa de la política del Gobierno en sus permanentes incursiones mediáticas, no tiene demasiadas resistencias internas.

 

El presidente Alberto Fernández ya dejó trascender que es su preferido para ponerse al frente de la campaña en la Ciudad, y por si fuera poco el estilo discursivo frontal que lo caracteriza calza a la perfección con lo que pretende La Cámpora y el kirchnerismo.

 

El legislador porteño de origen alfonsinista sumó recientemente dos fotos clave, que no hacen más que abonar la teoría de que se pondrá al frente de la oferta electoral del Frente de Todos porteño: una con el jefe de Estado y otra con el presidente del PJ citadino y hombre fuerte de La Cámpora de la Ciudad, Mariano Recalde.

 

Los únicos reparos a que Santoro encabece la boleta provienen del sector que conduce Víctor Santa María, quien propone a la actual diputada Gisela Marziotta. Sin embargo, la periodista ocuparía el cuarto puesto de la lista de precandidatos a diputados nacionales, o bien el primer lugar de la nómina para legisladores porteños.

 

Uno de los nombres que ya pueden darse como confirmados para la lista de diputados nacionales es el de Carlos Heller, a quien se le vence mandato en diciembre. El presidente del banco Credicoop ocuparía el tercer lugar de la lista, a partir de un pedido expreso del jefe de bloque de la bancada oficialista, Máximo Kirchner, quien valora de forma muy positiva la labor que el economista viene desempeñando como titular de la comisión de Presupuesto y Hacienda.

 

Heller fue artífice del impuesto a las Grandes Fortunas, y coordinó con eficacia debates como el que consagró mejoras al impuesto a las Ganancias de trabajadores. El segundo lugar de la lista -que le tocará a una mujer por la ley de paridad de género- es una incógnita, aunque ya hay varios nombres que suenan, como el de la actual diputada Gabriela Cerruti, quien hasta hace poco no estaba convencida en seguir en el Congreso. Otra posibilidad es que ese lugar lo ocupe la asesora presidencial Cecilia Nicolini, dirigente que responde al sector que dentro de la coalición de Gobierno podría definirse como "albertista". También se mencionó a la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta y a la legisladora porteña y vicepresidenta del PJ, María Rosa Muiños, referente del NEP de Juan Manuel Olmos (su esposo).

 

En la Cámara de Diputados, el Frente de Todos arriesga las tres bancas conseguidas en 2017 y el objetivo (muy factible de lograr) es lograr que ingresen cuatro legisladores nacionales. El massismo respalda las aspiraciones del director del Banco Nación Matías Tombolini, quien podría tener una chance como precandidato a legislador porteño, mientras que el Movimiento Evita impulsa a la legisladora Carolina Brandariz.

 

Juan Manuel Valdés (hijo de Eduardo Valdés) es otro legislador del Frente de Todos a quien se le vence la banca y tendría la posibilidad concretar de renovar por otro mandato.


El panorama en Juntos por el Cambio.

En Juntos por el Cambio el panorama se despejó hace una semana cuando la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, se bajó de la pelea luego de que el ex mandatario Mauricio Macri, de vacaciones en Europa, le soltara la mano.

 

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, festejó como un gol el "renunciamiento" de la ex ministra de Seguridad, ya que esa decisión allanó el camino para que María Eugenia Vidal diera el paso para convertirse en la única cabeza de lista del PRO en la Ciudad.

 

De esta forma, el macrismo duro -que encabezan Mauricio Macri y Patricia Bullrich- debió conformarse con el cuarto lugar en la lista para el siempre polémico Fernando Iglesias, un incondicional que siempre tiene los guantes puestos para subirse al ring de la confrontación con el Gobierno.

 

En el segundo lugar de la nómina irá el periodista económico Martín Tetaz, patrocinado por la UCR de Martín Lousteau, mientras que para el tercer lugar corre con ventaja Paula Oliveto Lago, de la Coalición Cívica. Esta lista oficial de Juntos por el Cambio competirá en las PASO contra la que encabezará el economista liberal Ricardo López Murphy, quien será secundado en la boleta por la científica crítica del kirchnerismo Sandra Pitta. Por el Frente de Izquierda Unidad, Myriam Bregman (PTS) encabezará la nómina de precandidatos a diputados nacionales, aunque se enfrentará en las PASO contra una lista del MST con Celeste Fierro al frente.

 

Por fuera del FIT, Manuela Castañeira intentará dar pelea con su candidatura en representación del Nuevo MAS, en tanto que Luis Zamora y Marcelo Ramal analizan si se presentarán por su cuenta o dejarán pasar este turno electoral. Por derecha, Javier Milei buscaría llegar al Congreso a partir de una alianza entre el sector libertario que lidera y el nacionalismo conservador de Juan José Gómez Centurión.

Noticias relacionadas

Leandro Santoro
Frente de Todos
Ciudad de Buenos Aires