Trueque - Crisis Financiera -Trueque.

Como un modo de enfrentar la crítica situación económica y los efectos de la inflación, vecinos de diversas ciudades del interior y del conurbano bonaerense retomaron la actividad del trueque, un sistema muy difundido durante la crisis del 2001, que permitió a los sectores de menores recursos abastecerse de productos de primera necesidad.

 

“Este fenómeno empezó a crecer nuevamente donde están las ferias. Cuando no se vende nada, la gente empieza a trocar cosas. Y lo llamativo es que la mayoría de las cosas que se cambian son por comida" señaló a Todo Noticias Héctor “Toty” Flores, diputado por el ARI y dirigente social.

 

En el distrito más poblado de la provincia de Buenos Aires funcionan clubes de trueque en Gregorio de Laferrere, González Catán, Rafael Castillo y Virrey del Pino, entre otras localidades. ”Trueque sin dinero solo alimentos, Laferrere Mac y Oeste, Catán, Casanova”, con 38 mil miembros, es uno de los más numerosos. También está el “Trueque del Km 35 al 47, solo trueque sin dinero”, que reúne a 17 mil usuarios. Y el “TruequeLaferrere”, con 5 mil integrantes.

Feria del trueque en el conurbano bonaerense.Feria del trueque en el conurbano bonaerense.

Noticias relacionadas

Facebook es la plataforma donde empezó a proliferar el fenómeno. Por estas horas, escribir “trueque” en el buscador es un ejercicio aparentemente habitual para mucha gente: así lo entiende la red social, que indica que se trata de una búsqueda “popular ahora”.

 

El paso siguiente ofrece un menú de opciones: grupos de trueque “abiertos”, donde en cuestión de segundos se puede ofrecer o pedir determinado bien; o “cerrados”, donde los administradores agregan o no a los potenciales interesados.

 

Una vez adentro de alguno de los grupos, la oferta y la demanda es tan grande que incluso un scrolleo intenso dificulta observar publicaciones de días anteriores. Los intercambios de lo que sea a cambio de comida se viven minuto a minuto.

 

Cada espacio tiene sus propias reglas: en algunos se acepta dinero; otros son trueque al cien por cien. Hay usuarios que incluso apelan a “vivos” en Facebook donde las protagonistas son ferias americanas montadas para la ocasión: entonces una mujer empieza a exhibir ropa mientras pide comida a cambio. La modalidad también circula a través de grupos de WhatsApp.

 

“Cambio trabajo por mercadería, por algo de mi interés o lo que puedan darme. Soy electricista domiciliario y me doy maña para arreglar microondas u hornitos eléctricos”, ofrece uno de los tantos trabajadores afectados por la destrucción de la economía informal, un proceso que se vio intensificado por la pandemia: gente que día a día salía a buscar el sustento y encontró un obstáculo demoledor en las restricciones.

 

Otro de los intercambios populares es comida por comida: personas que ofrecen cartones de leche a cambio aceite o azúcar, o aquellos que piden trocar yerba por fideos.

 

La pandemia causo estragos en la economía informal y así reapareció el fenómeno del trueque en una versión más moderna pero con el mismo fin.