Elize Matsunaga, la mujer que descuartizó a su marido y lo puso en valijasElize Matsunaga, la mujer que descuartizó a su marido y lo puso en valijas.

Elize Matsunaga en su documental de Netflix, dice: “Aún no puedo explicar el sentimiento que me hizo apretar el gatillo”, dice acerca del tiro que le pegó a su marido en la cabeza la noche del 19 de mayo de 2012.

 

Es la primera vez que Matsunaga habla sobre del crimen que cometió hace nueve años y que luego trató de ocultar. Hasta el momento, nunca había sido entrevistada. Accedió a dar su versión de los hechos en cámara, durante las salidas transitorias que tiene permitidas, para que su hija la pueda escuchar. De la mano de Netflix, la protagonista del crimen que conmocionó a Brasil llegó al streaming con Elize Matsunaga: érase una vez un crimen, una miniserie dirigida por la documentalista brasileña, Eliza Capai.

 

Elize, que cumple una condena de 19 años, el documental de cuatro episodios reúne las voces de familiares y colegas de la víctima y las opiniones de expertos que siguieron el progreso de la investigación, como periodistas, abogados de ambas partes y especialistas en crímenes.

 

Noticias relacionadas

En mayo de 2012 cuando Elize Matsunaga denunció la desaparición de su marido, el millonario Marcos Kitano de 42 años. “¿Dónde lo vieron por última vez?”, le preguntaron. “Cuando salía de nuestro apartamento”, sostuvo ella. Tras un despliegue importante de la policía brasileña y varios días de búsqueda, los investigadores del caso dieron con las cámaras de seguridad del edificio, donde Kitano convivía con su mujer y su hija, Helene, que en ese momento tenía un año.

 

La noche del 19 de mayo, el CEO de la empresa de alimentos Yoki bajó a comprar una pizza. En las grabaciones se puede ver que, en el trayecto, el hombre habló por teléfono con alguien. Esas fueron sus últimas imágenes. Entre las 19.30 y las 5 horas del día siguiente hay un vacío temporal. En ese intervalo, Elize asesinó a Marcos. Le pegó un tiro en la cabeza, lo arrastró quince metros y lo cortó en pedazos con un cuchillo.

 

A las 11.30 horas del 20 de mayo, tras la llegada de la niñera, Matsunaga salió de su departamento y bajó por el ascensor con tres valijas que guardaban el cuerpo desmembrado de Kitano. Luego subió a su vehículo y manejó hacia Paraná con la idea de descartar el cuerpo allí.

 

En el trayecto hacia Paraná, Elize fue detenida por la Policía, pero los agentes no se dieron cuenta de lo que llevaba en su baúl y la dejaron seguir. Amedrentada por aquel encuentro, Matsunaga pegó la vuelta y regresó hacia San Pablo. En el camino se deshizo de los restos de Kitano, que luego fueron encontrados en bolsas de residuos al costado de la ruta, en Cotiá.