Camila Cabello, EFECamila Cabello, EFE

Camila Cabello lanzó este viernes su nueva canción, "Don't Go Yet", primer sencillo de su tercer disco y el más latino de todos. No por sus canciones en español ni por sus elementos tropicales, sino porque, a sus 24 años, la artista cubano-estadounidense se siente "más fuerte y conectada" con sus raíces latinas.

 

"Todo lo que hago refleja mi orgullo de ser una mujer latina y no podría ser de otra forma. Está en mi ADN y en mi entorno", dijo Cabello a Efe en la única entrevista que dio a un medio escrito.

 

No lo dice con la boca pequeña. Los ritmos tropicales siempre han estado en su música, en la que no ha dudado en ofrecer además palabras en español y referencias a su Cuba natal.

 

Su presencia en las redes refleja la intensa dualidad cultural de Miami, la ciudad a la que llegó desde Cuba a los 7 años, y su activismo ha estado ligado a causas importantes para la comunidad latina de Estados Unidos.

 

La noche del jueves dio otra muestra de ese compromiso al formar parte de un segmento en los Premios Juventud en el que artistas cubanos llamaron la atención hacia la lucha en la isla contra el régimen castrista y las recientes protestas en demanda de libertad.

 

"Hay que explicar lo que de verdad pasa en Cuba. No la versión romántica que se cree la gente. El sufrimiento del pueblo cubano, la valentía de los manifestantes merece que nos aboquemos a ayudarlos", indica.

 

Ha hecho lo mismo con los jóvenes y familias indocumentadas, la lucha contra el racismo y la igualdad de género, pues, dice, "de qué sirve la fama sino para dirigir la atención hacia los que nos necesitan".

LA SALA DE LA FAMILIA CABELLO

Cuando se trata de música, lo que Cabello expresa es la celebración de su cultura. Los meses en la casa familiar durante el confinamiento de 2020 para evitar la propagación de la covid-19 le reavivaron los recuerdos de las fiestas multigeneracionales en casa.

 

"En algún momento se empujaban los muebles de la sala a las paredes, se colgaba una 'disco ball' barata a la lámpara y todos nos poníamos a bailar. Niñitos, tíos, abuelitos. Todos", recuerda.

 

Esa es la energía que llevó a "Don't Go Yet". La canción de su autoría, con Scott Harris, Ricky Reed y Mike Sabath, incluye la percusión del aclamado baterista cubano Pedrito Martínez.

 

Aunque refleja ese momento en el que se inicia el desamor y no lleva referencias directas a la latinidad de Cabello, como "Havana" y "Señorita", dos de sus mayores éxitos, "Don't Go Yet" es el tema más auténticamente caribeño de su carrera.

 

Los arreglos, en especial en el coro, recuerdan a las grandes orquestas cubanas de la década de 1950, en las que una explosión de metales marcaba el inicio del coro y una percusión compleja dejaba claro que las canciones eran tropicales.

 

El video está lleno de humor, gente de todas las edades y nostalgia. "Espero que los lleve a todos a esa sala de baile improvisada de mi familia", espera.

 

La artista asegura que si bien las canciones del disco que saldrá este año, aunque todavía no hay fecha establecida, son de estilos variados y "lleva cada una su energía diferente", todas son una "proyección" de esa Camila" que es hoy en día.

 

"No sé si se puede decir más latina que nunca, porque es algo que es mi esencia, pero sí más sólida y más consciente de la riqueza y el poder de mis raíces", afirma. Con información de EFE

Noticias relacionadas

Música
Camila Cabello
Espectáculos (Alfombra Roja)