Dólares, NA.Dólares e inversiones en Argentina. Foto: NA.

La economía de Argentina no deja de pasar sobresaltos y en esto, mucho ha tenido que ver el avance de la pandemia de coronavirus, algo que marcó aún más la notable y alarmante baja en las inversiones extranjeras directas (IED). A propósito de estas circunstancias, lo recientemente informado por la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad), el flujo mundial de IED se han desmoronado dramáticamente un 35%, a llegar 1 billón de dólares, desde 1,5 billones de dólares en 2019. El panorama es francamente desalentador.

 

Así queda graficado mediante una nota de la periodista Natalia Donato, para Infobae, en un artículo exclusivo para ese medio, que aquí reproducimos. Es cerca de un 20% debajo del mínimo de 2009 tras la crisis financiera. Sobre el caso puntual de la Argentina, con malos números previamente, el ingreso de dólares desde el exterior con el objetivo de inversión real se desmoronaron 38% en 2020, hasta USD 4.100 millones.

 

Esto no es menor, sobre todo debido a que desde el año pasado son muchas las firmas internacionales que se fueron o se van de la Argentina y llevan sus unidades de negocio a otros rumbos. Tal como indica Donato en su nota de Infobae, a pandemia fue la gota que rebasó el vaso para muchas compañías, pero la inestabilidad macroeconómica sumada a la falta de reglas claras para los inversores contribuyó fuertemente a que tomen la decisión.

 

Ahora, un centro de investigación de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, con presencia de dos décadas en la Argentina, se sumó a la lista de "emigrados" y se trasladó a Uruguay.

 

Así mismo, y tal como se expresa en un informe de First Capital Group, a partir de agosto de 2019 hubo por lo menos 32 operaciones y/o anuncios en las que un grupo multinacional ha determinado cerrar y/o vender su operación o unidad de negocios local en el país. El éxodo de empresas se marca muy especialmente en los rubros de aeronáutica, textil y retail, actividades que han sido especialmente afectadas por la pandemia y por la situación de crisis económica en Argentina. Se destacan las líneas aéreas Latam, Norwegian, Air New Zeland; la autopartista Saint Gobain Sekurit; la cadena de supermercados Walmart y de retail Falabella; Nike; la farmacéutica Eli Lilly; entre otras.

 

Vale destacar que la inversión extranjera directa son los capitales provenientes desde el exterior, de empresas que están en el país o de nuevas, y todo esto se agrega a la reinversión de utilidades que realicen empresas de origen extranjero, tal como ha manifestado Donato en su artículo para Infobae. Así mismo, en la nota de Infobae se indica que mientras que entre el 2000 y el 2019 la IED creció 394% en todo el mundo -pasó de un stock de USD 7,3 billones a USD 36,4 billones-, en la Argentina apenas creció 2% en estos casi 20 años.

 

De acuerdo al mencionado informe, la Argentina “muestra muestra una evolución casi nula en el stock entre 2000 y 2019 pese a la dinámica mundial, lo que la convierte en una de las de peor performance planetaria”. Además, entre los diez países de peor performance -encabezados por Venezuela-, la Argentina es el de mayor stock nominal de IED, por lo que es el país de más relevancia ente los que han visto pobres desarrollos en materia de inversión extranjera directa.

 

La Unctad ha sostenido en su reporte del año 2020 que la Argentina se enfrentó a un cierre prolongado de la industria local, algo que ha llevado a una gran baja en la formación de capital fijo y una pérdida notable en la economía del 10%. Estas contracciones complicaron aún más las condiciones de financiamiento para el país, que finalmente incumplió con su deuda externa. Así, destaca Natalia Donato en su artículo para Infobae, el entorno desafiante tuvo un impacto importante en la IED: las nuevas inversiones se retractaron 45% y las ganancias reinvertidas disminuyeron en un 22%. A su vez, las operaciones de fusiones y adquisiciones registraron un desinversión de USD 290 millones después de que importantes inversores internacionales vendieran sus activos”, destaca el documento.

 

Finalmente, según reza el informe de la Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), la consultora dirigida por Marcelo Elizondo, en Latinoamérica, el país que muestra mayor stock de IED hundida hasta 2019 es Brasil, con UDS 640.731 millones, casi 10 veces lo que captó la Argentina; seguido en importancia por México, con USD 628.460 millones. Le siguen Chile, con USD 267.820 millones; Colombia, con USD 205.890 millones; y Perú, con USD 115.330 millones. En los últimos diez años, el stock de IED en la región creció 42%, desde USD 1,5 a USD 2,2 billones.

Noticias relacionadas

Empresas
Economía argentina
Crisis económica
Inversiones