Lionel Messi se despidió del Barcelona, EFELionel Messi. Foto: EFE.

Por David Kavlin

Desde que el presidente del Barcelona admitió que no podía hipotecar el club por lo que no podría satisfacer las pretensiones "Messianicas", entendí que estaba ante una pregunta más de filosofía económica que futbolística.

 

¿Puede un jugador valer lo que el mercado no puede pagar? Y si el mercado no puede pagar, ergo el jugador no vale lo que dice valer.

 

Pero este no es un planteo sobre merecimientos, ¿Quién podría dudar de lo que Lionel Messi le dio, le da y si todo se encamina le brindará aún en los años que le queden a nuestras almas futboleras?


Messi es víctima del sobredimensionamiento del planeta fútbol que inició hace años una carrera voraz, desmedida y exagerada de valoración monetaria que hoy ya no puede pagar.

 

El mensaje es más que claro y no debe ser solo para Lío, el mundo explotó. La pandemia tal vez haya sido el capítulo final de una revolución y redefinición de la vida.

 

Escuchen a la voz del estadio: - EL MUNDO DONDE JUGABA MESSI YA NO EXISTE!l Y el fútbol (por más que sus entidades a veces piensen que son organismos supranacionales) aún no se juega en Marte.

 

Por más que en las próximas horas el mejor jugador del mundo del balonpie pueda cerrar un contrato, el fútbol le ha quitado (hasta el momento) la pelota. Como un ferreo defensor de esos que Messi acostumbra a esquivar.

 

Mientras tanto todos vimos la conmovedora conferencia de despedida con una escena que parecía sacada de contexto temporal, Lío lloraba como un niño al que sus padres le acababan de decir que no les alcanzaba el dinero para comprarle la pelota y se quedaría sin jugar. (Ojalá por muy poco tiempo).

Noticias relacionadas

Lionel Messi
Barcelona F.C
PSG
Fútbol