ManipulaciónManipulación

La manipulación se volvió una consulta muy cotidiana entre paciente y psicólogo y, el común de la gente lo asocia rápidamente a una relación amorosa. Sin embargo, en diálogo con Diario 26, el licenciado Flavio Calvo (M.N:66869) analizó las diferentes variantes de este juego psicológico que se hace cada vez más común.

 

“La manipulación puede abarcar muchos aspectos ya que, además de la parte amorosa, puede aparecer en amistades, relaciones laborales o económicas. Solemos movernos dentro diferentes roles que es lo que el manipulador sabe aprovechar. Entre el juego psicológico y la manipulación hay mucho en común. El manipulador sabe, investiga, busca cuál es la flaqueza, pone un cebo y hace que, de alguna manera, actúe para obtener una ganancia”, inició el psicólogo.

 

“En dichos estados podemos ser salvadores, víctimas o seguidores. Y por lo general cuando tenemos un estado que es nuestra flaqueza o debilidad, el manipulador se va a poner en un estado complementario para hacernos morder ese cebo y ahí cambiar. Por ejemplo, mi debilidad puede ser la de ser siempre salvador, estar pendiente de los demás, querer ayudar a los otros. Entonces es muy posible que el manipulador se presente como víctima. "Necesito tu ayuda, necesito que me acompañes" y así buscar mi parte salvadora. Y ahí voy a estar para ayudar, para acompañar. Sin embargo, haga lo que haga no va a alcanzar. El manipulador, va a lograr que, a lo largo de la relación, me sienta mal, pero al mismo tiempo sienta que no lo pueda dejar. Como una bola de nieve, la situación va creciendo y se va desbordando. La persona manipulada se siente “en las nubes”. Pero después, empiezan a haber pequeñas señales de alarma, donde a pesar de sentir que uno está ayudando al otro, empieza a notar cosas que no le están gustando, que a veces está bien y a veces no, pero que de todas maneras, no puede salir”, explicó el tallerista.

Manipulación

“Por todo esto, las trampas pueden llevar a un sujeto a ser manipulado, a estar en una relación realmente tóxica. Debemos tener en cuenta cómo es nuestra relación y si realmente es sana para el crecimiento personal y en la relación con el otro”, analizó el autor.

 

Ante la consulta sobre cómo se puede salir de este círculo vicioso, el docente explicó: “La manera de salir de la manipulación es activando tu parte racional y tomando decisiones. Tal vez uno está siendo manipulado y, por más que se lo digan, no lo va a ver. Activar la parte adulta, fíjarse qué recursos uno tiene y qué personas nos acompañan para poder salir de la manipulación”.


*Por Matías Greisert
Twitter: @MatiasGreisert

Noticias relacionadas

Psicología
Manipulación
Diario 26
Matías Greisert