Carlos Menem, despedida en Campo de Mayo a los cascos azules de Gendarmería que partían a la misión en la ex Yugoeslavia Carlos Menem, despedida en Campo de Mayo a los cascos azules de Gendarmería que partían a la misión en la ex Yugoeslavia

En el marco del compromiso que asumió el Presidente Carlos Menem de apoyar las acciones de las Naciones Unidas para la preservación y mantenimiento de la paz mundial, y en virtud del éxito que el personal argentino tenía en esas misiones por su formación, profesionalismo y  empatía con el personal de otras naciones, ante una demanda expresa de la ONU de realizar además tareas de "policía" en diversas zonas críticas, el gobierno argentino dispuso la participación de la Gendarmería Nacional en esas misiones. Ello significó la capacitación adecuada para dichas tareas de altísimo riesgo.

 

Gendarmería Nacional: de Centinela de la Patria a Centinela de la Paz Mundial

 

Las misiones de Gendarmería en el mundo comenzaron en 1991, momento en el que ya Argentina participaba en misiones de Cascos Azules en muchos continentes, en medio de conflictos de gravedad.

 

Gendarmería aportó 3.200 Cascos Azules, que prestaron servicios en 5 continentes demostrando destreza y compromiso, y obteniendo reconocimiento por parte de las autoridades de las Naciones Unidas y de diversos países en donde cumplieron sus misiones.

El Presidente Menem visitando a los cascos azules de Gendarmería en La ex Yugoeslavia

El 28 de julio de 1995, el Presidente Menem, acompañado por el Ministro de Defensa Oscar Camilión, un diplomático con amplia experiencia en tareas de preservación de la paz como delegado de la ONU en Chipre, visitó en el Escuela Güemes a las tropas de Gendarmería (30 integrantes) que partían hacia el grave conflicto de la ex Yugoeslavia en el marco de la misión UNPROFOR I, la primera fuerza de mantenimiento de la paz en Croacia y Bosnia Herzegovina. En esa oportunidad, Menem bautizó a la prestigiosa fuerza de seguridad como "Centinelas de la Paz", adicionándolo al concepto de "Centinelas de la Patria". Desde ese día y hasta la actualidad, esta fuerza tiene esa mención.

 

Las Primera Misión: UNAVEM

 

La misión UNAVEM II (1991-1995) fue el inicio de la tarea de los Cascos Azules de Gendarmería, y el destino fue Angola. El objetivo era vigilar el cese del fuego y controlar la neutralidad de la policía, ampliado luego a la asistencia técnica en la preparación y conducción de las elecciones y observación del procedimiento electoral, hasta su finalización (enero de 1992). Por las características de la formación del personal, la tarea consistía en cumplir funciones policiales, en calidad de "Observadores Policiales" en el interior de Angola que, como muchos países descolonizados en África, tenía graves conflictos internos.

El presidente Menem y el Ministro Camilión revistan la tropa de cascos azules de Gendarmería en la Escuela Güemes, el 28 de julio de 1995. En ese acto, bautiza al cuerpo “Centinelas de la Paz”.

Una de las tareas en Angola fue supervisar la evacuación de los militares cubanos que habían participado en las guerras intestinas de ese país. Asimismo, nuestros gendarmes apoyaron acciones dedicadas a paliar graves temas sanitarios generados por la falta de potabilización del agua y ausencia de medicamentos, particularmente para enfermedades tropicales.

 

Luego de las primeras misiones, las autoridades nacionales determinaron la creación de centros de capacitación específicos que finalmente confluyeron en el CENCAPOPAZ, el Centro de Capacitación para Operaciones Policiales de Paz, un instituto único en Latinoamérica y uno de los más destacados del mundo, en donde se sistematizó el conocimiento y la capacitación continua de Gendarmería para las complejas misiones internacionales, consolidado el prestigio de los Cascos Azules argentinos en el mundo.

 

La misión a la ex Yugoeslavia: UNPROFOR

 

En 1992, el gobierno argentino decidió la participación de Cascos Azules de Gendarmería en la cruenta y desgarradora guerra de la ex Yugoeslavia (Misión UNPROFOR), con sus condimentos religiosos, raciales y de nacionalidad que tanto impactaban al mundo por su crueldad. El objetivo era buscar la paz y proteger la población en el conflicto desatado entre los croatas y serbios en las regiones donde estos últimos eran mayoría.

 

El primer contingente de Gendarmería Nacional fue de 30 gendarmes, y la misión se extendió hasta 1994 con la participación activa de la fuerza con un total de 83 hombres en los contingentes de monitores de Policía Civil de las Naciones Unidas.

 

Las misiones a Haití y Guatemala: MIPONUH y MINUGUA

Cascos azules de Gendarmería en Puerto Príncipe, Haití, cumpliendo tareas de Policía Civil

En el año 1994, ante el interminable conflicto en la República de Haití, y a fin de verificar el tráfico y tránsito sobre la frontera de ese país con la República Dominicana, se enviaron 15 efectivos como Observadores Policiales a esta república. La Gendarmería Nacional participó de las acciones de la alianza americana de países, con una Unidad Especial de Policía, cuya fuerza efectiva fue de 107 gendarmes.

 

Durante el año 1995 se desplegó en la República de Haití una Unidad de Monitores de Gendarmería, con un total de 101 hombres, que tenían principalmente la función de desempeñarse como policía local, dado que no existía en ese momento una fuerza local que estuviera a cargo de la seguridad pública. Asimismo, se desplazaron los primeros 5 gendarmes a la República de Guatemala, en misión prioritaria de verificación de los derechos humanos a través de la misión MINUGUA, afectando a esta actividad 38 gendarmes.

 

Más adelante, una nueva Unidad Especial de Policía, denominada Escuadrón Especial "Martín Miguel de Güemes", se instaló en la República de Haití con 140 gendarmes en 1997. Esta Unidad se reemplazaría, con idéntica cantidad de efectivos, en cinco oportunidades hasta el mes de marzo de 2000. Acompañando las tareas de la Unidad Especial, y como parte integrante de monitores de la Policía Civil de las Naciones Unidas, se asignaron a la Misión de Naciones Unidas hasta su finalización en el mes de marzo de 1999, 11 gendarmes.

 

Croacia: UNTAES

 

En el transcurso del año 1996, se enviaron 20 efectivos a Croacia, en la misión UNTAES, y 54 gendarmes a Bosnia Herzegovina. La misión en Croacia perduró hasta su finalización en 1998, enviando a la misma unos 67 efectivos, y unos 242 a Bosnia Herzegovina, donde se integró la Unidad Multinacional Especializada (MSU), bajo mandato de la OTAN. Esta Unidad de Gendarmes fue el primer contingente de efectivos argentinos que trabajaron conjuntamente con las naciones de la OTAN.

 

El nacimiento del CENCAPOPAZ

El CENCAPOPAZ, Centro de Capacitación para Operaciones Policiales de Paz de Gendarmería Nacional

El 26 de mayo de 1992, un grupo de miembros de la Gendarmería Nacional inició una capacitación muy distinta a la tradicional, en virtud de que probablemente serían enviados a una de las misiones mas peligrosas de los cascos azules en el mundo: La misión de Naciones Unidas en Camboya: UNTAC.

 

En ese momento, Camboyasufría aun el tormento de los Khmers Rouges, sanguinarios guerrilleros que provocaron un genocidio masivo en su pueblo en una purga de educadores, comerciantes, agricultores, que llegó a una cifra calculada entre un millón y medio y tres millones de personas. Incluso en 1992 los Khmers Rouges continuaban controlando parte del territorio de Camboya, y las Naciones Unidas se esforzaban por restablecer y mantener la paz.

 

Si bien finalmente gendarmería finalmente no tomó parte de esta misión, la preparación sirvió para desarrollar la matriz de entrenamiento y capacitación para zonas de extremo peligro, como era este caso de Camboya, y dio nacimiento al CENCAPOPAZ, que funciona desde entonces hasta la actualidad, convirtiéndose en el primer centro de estas características en Latinoamérica.

 

UNMIK - Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo (1999)

 

Ante los graves sucesos que se produjeron en la Provincia de Kosovo (Yugoeslavia), y visto el éxito de las Unidades Policiales de Gendarmería que se desempeñaron en la zona, la República Argentina fue invitada a través de la Gendarmería Nacional a enviar una Unidad Especial de Policía a esta zona conflictiva. Dicho envío se realizó en agosto de 2001 con un total de 115 gendarmes.

 

UNTAET – Timor Oriental

 

Hacia los últimos meses de 1999, y por expresa invitación de las Naciones Unidas, se desplazaron efectivos a Timor Oriental, permaneciendo la fuerza en la zona actuando como Policía Civil y empleando unos 34 gendarmes.

 

El premio Internacional a los gendarmes argentinos

El Comandante Igartua de Gendarmería recibe el Premio Príncipe de Asturias el 27 de noviembre de 1993 de manos del hoy Rey de España

El 27 de noviembre de 1993, los Cascos Azules de Gendarmería recibieron de parte del entonces príncipe Felipe de Borbón, hoy Rey Felipe VI de España, el Premio "Príncipe de Asturias", otorgado al contingente de Cascos Azules que integraba Gendarmería, dirigido por el comandante Daniel Igartua. Fueron premiados 67 gendarmes argentinos y también fuerzas italianas. La delicada tarea de esta misión era vigilar el respeto a la integridad física de los desplazados por el conflicto étnico en la ex Yugoslavia. Fueron entrenados para desminado, negociación de prisioneros, recepción de denuncias por parte de la población desplazada. Los Cascos Azules ya tenían experiencia en la zona de los Balcanes. Gendarmería actuaba como policía civil en esas operaciones. Debían controlar a la policía local en nombre de la ONU.

 

La política del Presidente Menem de cumplir un rol relevante en el mundo

 

Tal como ya explicamos en la nota "El aporte argentino a la paz del mundo" (diario26.com), una decisión estratégica del presidente Menem fue ser solidario con el mundo, cumpliendo una tarea de utilidad para la preservación de la paz.  A lo ya relatado sobre los roles de las Fuerzas Armadas argentinas como Cascos Azules en misiones en el mundo, se suma el extraordinario aporte de Gendarmería en complejas operaciones, como la de ocupar el rol de "policía local" en Haití, un verdadero estado "fallido", que sufre desde hace décadas terribles acciones violentas, persecuciones, golpes de estado y recientemente el magnicidio del Presidente de ese país.

 

Caídos en servicio a la paz

 

Diez miembros de Gendarmería fallecieron prestando servicios a la paz del mundo durante las misiones en Angola, Haití y Kosovo, dando testimonio del riesgo y sacrificio del personal destinado al objetivo de la paz en el mundo.

 

El rol de Argentina en el mundo

 

En los años 90, la política exterior de Argentina se ensambló con los intereses de un mundo ordenado, en el que todos los países serios contribuían a las situaciones de alta sensibilidad como son las guerras, los conflictos étnicos, las persecuciones a minorías o los desplazamientos forzados.

 

Claramente, Menem tuvo la visión de que nuestro país ocupara un lugar destacado en esa tarea, y lo logró. La Gendarmería Nacional, con sus misiones como Cascos Azules, obtuvo un destacado reconocimiento.

 

La buena noticia es que los gobiernos posteriores a Menem mantuvieron ese rol, que por otra parte contribuyó al perfeccionamiento y capacitación de los cuadros argentinos que dejaron, en su paso por las distintas geografías, un gran reconocimiento para nuestro país: en Haití, los Balcanes, Angola, allí estuvo Argentina para servir. Gran razón tuvo Menem en bautizarlos "Centinelas de la Paz", agregando ese rol al tradicional de "Centinelas de la Patria”. No fue poco, es bueno saberlo y agradecerlo.

 

*Por German Luis Kammerath

Ex Secretario de Comunicaciones

 

Fuentes:

Sitio Web Informedepatrulla

Sitio Web misionesonline

Sitio Web infoleg

Conferencia pronunciada por el Comandante General Miranda, Director Nacional de Gendarmería, en el CARI el día 3 de octubre de 2001

Noticias relacionadas

Gendarmería Nacional
Carlos Menem
Columnista
Germán Kammerath