Monseñor Carrara, durante la misa, foto NAFoto NA.

La Iglesia apeló al compromiso de la dirigencia política para luchar con "urgencia" contra la trata de personas en el país y pidió a la población que no naturalice "situaciones de descarte".

 

En esos términos se expresó el obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario para las villas de emergencia, monseñor Gustavo Carrara, durante la 14ª Misa en Solidaridad con todos los Excluidos y las Víctimas de Tráfico y Trata de Personas.

 

"Hoy tenemos la urgencia de que los dirigentes se inspiren en el Buen Samaritano", dijo Carrara en su homilía al celebrar la Eucaristía en la Plaza Constitución en la Carpa Solidaria "El Negro Manuel" y acompañado por otros curas villeros.

 

La Misa en Solidaridad con todos los Excluidos y las Víctimas de Tráfico y Trata de Personas es una iniciativa que se debe al actual papa Francisco, Jorge Bergoglio, cuando era arzobispo de Buenos Aires.

 

"Muchas veces el acostumbrarnos a situaciones de profundo dolor hace que perdamos la capacidad de asombrarnos, de llorar, y que naturalicemos así la situación de descarte en nuestro mundo, en nuestra patria y en esta ciudad", dijo Carrara, que agregó que "hay descartados, excluidos y trata de personas".

 

Conquistas del día a día

 

"Uno puede pensar que ya conquistamos los derechos de generación en generación", indicó respecto de la eliminación de la esclavitud. Pero exclamó que el bien y la solidaridad no se alcanzan súbitamente sino que "han de ser conquistadas día a día".

 

"Por eso alguno que camina distraído por esta ciudad podría pensar que no hay esclavitud ni trata de personas", sostuvo al añadir que "eso no es así".

 

"Estamos aquí para rezar y recordar que (los delitos) siguen existiendo y que la pandemia que hemos atravesado en nuestro mundo ciertamente ha agudizado la pandemia de la exclusión y de la trata de las personas y adquiere nuevas formas, distintos rostros", insistió el religioso.

 

El prelado también manifestó que "los tratantes de personas usan nuevas tecnologías para seducir, para engañar para traficar a las personas, por eso tenemos como sociedad que abrir los ojos, no ser indiferentes y estar atentos".

 

Su homilía fue una exhortación al pueblo y a los dirigentes a tomar en cuenta el flagelo de la exclusión y la trata de personas en la Argentina. Carrara presidió la misa acompañado por monseñor Juan Carlos Romanín y los sacerdotes Juan Corso, Sebastián García, Gonzalo Lepouros, Raúl Varela, Fernando Osti y Jorge Mella.

Noticias relacionadas

Misa
Iglesia
Trata de personas