Debate entre los candidatos a suceder a Merkel El debate entre los candidatos a suceder a Merkel acentuó la paridad y abrió un abanico de coaliciones

La figura de Angela Merkel, con un liderazgo que marcó a fuego por 16 años a Alemania, pero también a Europa, se agiganta a medida que se acerca la crucial elección federal del domingo 26 de septiembre, de la que surgirá su reemplazante, el próximo canciller, por cuatro años.

 

Cerca de 60 millones de habitantes tomarán la trascendente decisión en las urnas. En juego están los 709 escaños, de los cuales los partidos que quieran gobernar durante los próximos cuatro deberán lograr una mayoría con 355.

 

Los principales candidatos que representan a seis partidos se empequeñecen ante la imponente popularidad de la ex "chica de Kohl" y no sólo las campañas dejaron en evidencia las diferencias de estaturas políticas, sino que el propio debate televisado de cierre mostró que los contendientes son apenas cabos sueltos que tendrán que enlazarse para construir el poder.

 

El socialdemócrata, actual vicecanciller y responsable de Finanzas, Olaf Scholz, quedó confirmado como candidato favorito, aunque con un cada vez más reducido margen respecto de la conservadora CDU de Armin Laschet, dos puntos porcentuales los separan según las encuestas de opinión.

 

Scholz, formado como abogado, tras afiliarse al SPD en 1975 e iniciar una carrera política que lo llevó por primera vez al Bundestag -la Cámara Baja del Parlamento- en 1998, está ante la gran oportunidad de su carrera: ser el sucesor de Angela Merkel, rival política y aliada en el Gobierno actual.

 

Había llegado al Ejecutivo, sin embargo, de la mano de ella, que lo incorporó al gabinete en 2007 como ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, en los que fueron los inicios de la 'gran coalición' con la Unión Cristiano Demócrata (CDU), esa que ahora mismo Scholz aspira a enterrar mientras sueña con alianzas sin tanta atadura ideológica.

 

Detrás de estos dos partidos, que compartieron el Gobierno en la última legislatura, están los Verdes con una intención de voto del 16%, liderados por Annaelena Baerbock. Y luego viene el Partido Liberal de Christian Lindner, que también cobra relevancia, con el 12%.

 

Ya que el SPD y la CDU obtienen el 48% sumados y sigue sin ser posible una nueva gran coalición. El vencedor tendrá que negociar con Los Verdes (15%), los liberales del FDP ( 12%) y la extrema izquierda de Dei Linke (6%), y de ahí surgirá la coalición gobernante.

 

Una de las novedades del último debate a seis fue la presencia de Markus Söder, presidente de Baviera y líder de la CSU, partido hermano bávaro de la CDU, que, rechazado como candidato, ejerció un papel crítico con Laschet que resultó un dañino fuego amigo.

 

Otras opciones de coalición tendrían los socialdemócratas, en caso de ganar las elecciones de Alemania: los verdes y el partido de izquierdas Die Linke, o sustituir a estos por los liberales, algo más complicado para poner de acuerdo a las formaciones políticas.

 

En caso de que las negociaciones no funcionasen entre los partidos de izquierda, podría entrar la opción de Laschet de la CDU con los verdes y los liberales.

 

En el último debate, sin embargo, escenificaron una unidad y cordialidad muy destacables y Söder vertió toda su inquina contra Alternativa para Alemania (AfD), que desde la extrema derecha resta voto conservador y que, en las encuestas, sigue recibiendo el 10% de los votos.

 

Por siempre Angela

 

Ningún líder europeo estuvo más tiempo al frente del gobierno que Angela Merkel y ninguno sorteó tantas crisis como ella, hasta el punto que se convirtió en una de las figuras más reconocibles de la escena global.

 

Sus admiradores valoran su serenidad y pragmatismo ante los grandes desafíos y haber sabido mantener la voz de la sensatez en un mundo caracterizado por la polarización y los liderazgos estridentes.

 

Sus detractores le reprochan un excesivo conservadurismo y no haberse atrevido con las reformas que necesita la industrial Alemania para conservar su posición en un mundo cada vez más digital.

 

Las encuestas indican que, pese a tanto tiempo en el poder, Merkel sigue siendo muy popular entre los alemanes.

Noticias relacionadas

Angela Merkel
Elecciones
Internacionales (Mundo)
Debate