Nomofobia
Nomofobia: el miedo irracional a no tener el celular cerca. Foto: Google.

Hoy en día el uso del celular atraviesa nuestra vida, se usa para el ámbito laboral, familiar, para contactarse con amigos y hasta para el estudio. La pandemia incrementó este uso, la virtualidad pasó a tener un rol predominante en la vida de los individuos. El uso excesivo del celular puede tener consecuencias negativas para la salud mental, se conoce a la nomofobia (non-mobile-phone-phobia) como el miedo o ansiedad extrema de carácter irracional que se produce cuando la persona permanece durante un período de tiempo sin poder usar su teléfono móvil. 

 

Según estudios, el miedo se produce por cuatro factores principales: imposibilidad para comunicarse con otros, pérdida de conexión, incapacidad de acceder a la información y renuncia a la comodidad. Se dice que en promedio, un usuario desbloquea su teléfono unas 80 veces al día, esto significa que se hace cinco veces por hora, contando con que en promedio se está despierto unas 16. Es decir, una vez se desbloquea una vez cada 12 minutos.

 

Para poder llevarlo a la realidad, a modo de ejemplo, un comportamiento nomofóbico sería el de una persona que olvidó su teléfono en la casa al salir a la calle y, al darse cuenta, comienza a agobiarse, sentir miedo o paralización. Esto se produce por la imposibilidad de comunicarse, no saber si lo están intentando contactar, cuales son las novedades o qué está sucediendo en el mundo. Estos síntomas pueden entorpecer y dificultar la vida diaria de las personas.

 

En un informe reciente se muestra que la nomofobia afecta negativamente a la personalidad de las personas, el autoestima, provoca ansiedad, estrés y baja rendimiento académico. Además, puede generar otros problemas de salud física y mental. La investigación actual demuestra además que tener este problema puede llevar a sufrir otras circunstancias derivadas. Por ejemplo, tener malos hábitos alimenticios, problemas de insomnio, aislamiento social y mayor distracción.

 

Como una solución al problema, expertos exigen la necesidad de desarrollar programas educativos para jóvenes para informar sobre el uso racional del celular. Esto implica la necesidad de implementar una adecuada competencia digital y una conciencia crítica respecto al uso de las tecnologías de la información y la comunicación. Es recomendable que los individuos hagan un autoanálisis del tiempo diario que dedica a usar su teléfono móvil y reflexionar sobre las finalidades de su utilización, analizando y de esta manera adecuar su comportamiento.

 

Otra cuestión relacionada al uso excesivo del celular es el FOMO (fear of missing out) : el miedo a perderse algo. Es la angustia que usuarios de redes sociales presentan por temor a no enterarse de informaciones o eventos, al parecer, trascendentales. Este tipo de miedo a la exclusión social, que siempre ha existido, puede causar frustración. Esto impacta más en los jóvenes, quienes les dan más valor a las redes sociales. Alrededor de un 40% de los adolescentes experimenta esta sensación, según una encuesta de la agencia de publicidad multinacional JWT.

Noticias relacionadas

Tecnología
Celulares
Adicciones