Guillermo Moreno, peronismo, NAGuillermo Moreno. Foto: NA.

"Litio argentino: de salares, baterías y las 3 I " es el titulo de la Columna escrita en exclsuiva para BAE Negocios , por Guillermo Moreno, Leandro Cárcamo Manna y Gastón Bres.

 

Uno de los dos vectores de competitividad1 de la economía argentina, el sector energético, puede clasificarse según su origen, en:


• no renovables, como las de combustible fósil, tal cual planteáramos en “La política energética y el segundo mejor negocio” (BAE Negocio, 14/03/21) y,


• renovables, como las eólicas, marítimas, solares, etc.
Ahora bien, en este último caso, necesitan ser complementadas por una “estructura de acumuladores” que posibiliten la continuidad del suministro, cuando la fuente (vientos, plea y baja mar, sol, etc.) que alimenta al generador se interrumpe.

 


En este marco, resulta conveniente la fabricación de baterías para todo tipo de uso que faciliten:

• maximizar la potencia eléctrica

• minimizar peso y tamaño y,

• disminuir considerablemente la contaminación ambiental.


Así, el insumo litio2 para su producción, adquiere preponderancia debido a sus intrínsecas propiedades3:


• mayor capacidad de carga teórica,

• menor potencial de descarga y,

• mínima propensión para calentarse.

 

El estado del arte...
La producción4 mayoritaria proviene de la extracción de las napas existentes en las salinas. A posteriori, la salmuera, depositada en piletones se evapora, incrementando la concentración de minerales. Llegado a ese punto, a partir de diversos procesos mecánicos, se obtiene carbonato de litio que, mediante reacciones químicas, al incorporar ácido clorhídrico, deriva en litio metálico5, utilizado principalmente en la elaboración de variadas manufacturas6.

 

En el Cuadro (ver imagen adjunta) se observa la evolución de sus variables más relevantes en el país, durante el último quinquenio Es dable resaltar que Recurso es un yacimiento que permitiría a futuro una explotación. Mientras que Reserva es una porción de aquel que: cumplimentando ciertos criterios físicos y químicos, se ubica dentro de horizontes de planificación para su extracción y transformación.

 

Analizando los principales indicadores, entre otras conclusiones, se destacan:


• los recursos de este insumo, prácticamente insustituible en la
actualidad, aumentaron mientras las reservas decrecieron,

• la producción, en términos absolutos, se incrementó 12,7% aunque la participación argentina a escala mundial decreció desde el 12,5% al 7,5%,

• el precio, descendió 44,6%, pero a diferencia de otros metales y
commodities, es una plaza con pocos jugadores, carente de un mercado de referencia que en “subasta defina el precio cierto y transparente” y,

• la mano de obra ocupada se duplicó, alcanzando los 1851 trabajadores en el sector7.
El litio, un ejemplo de las 3 I.

 

En las últimas décadas, salvo contadas excepciones, el debate sobre la vinculación argentina con el mundo estuvo ceñido en rededor de la apertura indiscriminada de oferta extranjera de bienes y servicios al mercado local o por el vetusto paradigma de “vivir con lo nuestro”.
Por el contrario, dado el dinamismo del sector, tanto en la economía doméstica como la internacional, la existencia del recurso litio en estos lares posibilita implementar el concepto de las 3 I: Inserción Internacional Inteligente.

 

Ello será posible ya que, la evidente “sinergia interna-externa” facilitará los proyectos de inversión empresarial (con controlantes, residentes, no residentes y públicos) cuya “correspondencia objetiva”, cuasi excluyente, es la demanda global.

 

Ahora bien, en este punto es necesario precisar: ¿cuáles serían las características de los proyectos de exploración, explotación y transformación en el “Triangulo del Litio”8?:


• sí, son sólo extractivos se agotarán con el propio recurso9, contrario sensu,

• sí, se pretende complementar la transformación manufacturera
dentro de la región, el riesgo será la inviabilidad de la amortización del proyecto a largo plazo por la obsolescencia tecnológica10.

 

Por lo tanto, en el presente y habiendo un horizonte de planeamiento certero a dos décadas vistas, la ventana de oportunidad para implementar un programa exitoso en el sector debe contemplar las potencialidades y limitaciones ut supra señaladas, como así también, los entramados productivos nacionales constitutivos de las cadenas de valor.

 

Por todo lo expresado, solo la mancomunidad entre el Sector Privado y Público garantizará la eficiencia socioeconómica de los proyectos en cuestión en un todo armonioso con un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS), con orientación a la producción.
Agradecemos la colaboración de Marcos von Ifflinger Versión narrada con locución de Ivan Zimberlin disponible en Youtube: https://youtu.be/1-xCrYRABao

 

 

1 El otro vector es el alimenticio, con “bienes salarios”, de calidad homogénea y precios internacionales que integra la canasta básica alimenticia de la población argentina y define el poder adquisitivo de los ingresos populares.

 

2 Litio, símbolo químico Li, toma su nombre del griego lithos que significa piedra, el único alcalino descubierto en un mineral. En la tabla periódica de elementos es el tercer número químico, el primer metal, como también el más liviano de todos. En su forma pura es blando, de color plateado a blanco.

 

3 A igualdad de condición, su mayor rendimiento respecto de las sucedáneas, le otorga mayor competitividad.

 

4 La explotación del litio proviene: de salmueras de los salares, la más moderna con un proceso de extracción menos costosa; de minerales, la más tradicional y de algunos tipos de arcillas “la más onerosa” pero económicamente factible.

 

5 La tonelada de litio metálico es 5,277 tn de Litio Carbonato Equivalente, LCE.

 

6 Es utilizado en la fabricación de: baterías, vidrios, cerámicas, grasas, aceites, aleaciones de aluminio, polímeros y productos medicinales.

 

7 En base a los proyectos en marcha, se podría superar los 10 mil puestos de trabajo directo.

 

8 El Triángulo del Litio está integrado por el noroeste de la República Argentina, en su frontera con el Estado Plurinacional de Bolivia y la República de Chile. Se estima que contiene el 64% del total del recurso mundial.

 

9 Ejemplo del agotamiento del recurso es la explotación de los quebrachales que sucedió hasta 1963 cuando la compañía inglesa La Forestal trasladó su producción a Sudáfrica dejando muchos pueblos abandonados, habiendo talado el 90% del bosque.
10 Ejemplo de obsolescencia tecnológica es el guano, insumo rico en fósforo, potasio y nitrógeno, que oportunamente fue desplazado por otros fertilizantes

Noticias relacionadas

Guillermo Moreno
Peronismo
Opinión