La liberación de los juguetes sexuales La liberación de los juguetes sexuales. Foto: Google.

Joseph Mortimer Granville, fue un médico, autor, inventor y empresario inglés, él inventó el vibrador en 1870. Originalmente fue llamado "percusser" (percusionista) o también como "martillo de Granville" y era vendido principalmente a médicos que lo comenzaron a usar como tratamiento a la “histeria”. Después de un tiempo de usar sus manos para los masajes pélvicos, decidió crear este artefacto para estimular a sus pacientes. Además lo creó con la función de aliviar distintos dolores como musculares, de espalga, nariz o garganta. 

 

En 1952, La Asociación Americana de Psiquiatría declaró que “la histeria” no era una enfermedad. Además sobre esta época apareció la pornografía en el cine y se comenzaron a mostrar los vibradores como objetos sexuales. De esta forma, los juguetes sexuales comenzaron a ser tabú porque se la empezó a asociar a la perversión y a prácticas prohibidas.

 

Dos décadas después, una compañía estadounidense llamada Hamilton Beach, lanzó el primer vibrador para la venta comercial. El mismo se vendía en catálogos de revistas en la sección electrodomésticos, se lo definía como un accesorio útil y satisfactorio para el “uso casero”. 

 

Por los movimientos feministas y las nuevas generaciones con otra mentalidad, los juguetes sexuales volvieron al mercado con un objetivo: dar placer. Los diseños mejoraron y ahora son menos estereotipados, ya no son solo falocéntricos. De esta manera, se comenzó a mostrar que masturbarse no es un consuelo por no tener pareja sino que es un momento de satisfacción con uno mismo. 

 

La variedad de juguetes hace que uno pueda encontrar lo que le gusta, diferentes formas, tamaños, materiales, vibraciones. Con el paso del tiempo el vibrador dejó de ser tabú y los anuncios se volvieron cada vez más sexuales.

 

El uso de los juguetes sexuales no tiene nada que ver con algo atascado o reprimido o insatisfecho, más bien se trata de la liberación sexual. Se les enseñó a las mujeres que masturbarse estaba mal, que era algo “sucio”, “atrevido” e inapropiado. El cambio de paradigma dio un giro y ya no es así, sin embargo hay muchas mujeres que se sienten avergonzadas por hacerlo. 

Noticias relacionadas

Juguetes
Juegos Sexuales