Marta López Lecube, directora de La Noche del 16 de eneroMarta López Lecube, directora de La Noche del 16 de enero

El regreso al teatro luego de superar el momento más duro de la pandemia nos encuentra con una propuesta más que innovadora, en la que el público cumple un rol fundamental en el desarrollo de la obra.

 

Se trata de La Noche del 16 enero, con la dirección y puesta en escena de Marta C. López Lecube, quien habló con Diario 26 acerca de un espectáculo interactivo que tiene finales muy diferentes según los jurados que haya en la sala.

 

“A finales de 2018, en la compañía DidascaliasRoja estábamos buscando material para una nueva puesta. Uno de los integrantes nos propuso La noche del 16 de enero, de Ayn Rand, porque conocía su producción como filósofa y escritora, y le parecía muy interesante. Lo que definió nuestra decisión para llevarla a escena fue el hecho de que el público pudiera participar y definir con su voto el veredicto en un juicio”, inició la directora.

 La Noche del 16 de enero

La obra se desarrolla en el marco de un juicio por la trágica muerte de Bjorn Faulkner, un conocido magnate financiero. Su cuerpo es encontrado sin vida al pie del rascacielos que lleva su nombre. A su lado, se encuentra la secretaria, Karen Andre, presa de una crisis de llanto. Señalada por la policía como principal sospechosa, es llevada a juicio. La fiscalía alega muerte por asesinato, mientras que la defensa sostiene el argumento del suicidio. Será labor del jurado determinar el veredicto de esta causa.

 

Ante la consulta, la directora confirma los diferentes finales cada vez que se abre el telón: “Podríamos decir que la relación es de un 60% fallo de inocencia sobre un 40% de culpabilidad. Lo interesante es que el público de platea, una vez finalizada la función, puede votar también a través de un código QR que figura en el programa”.

 

El éxito de la obra también se marca por el interés del público por ser uno de los elegidos para definir el caso en cuestión: “El jurado está compuesto por 11 integrantes y siempre hay una larga lista de suplentes que se anotan por si alguien fallara. El interés resultó inusitadamente grande”.

 

Más allá de la interactividad que destaca al espectáculo, que puede verse todos los viernes de noviembre a las 20 en el teatro El Cubo (Zelaya 3053), López Lecube comentó las sensaciones del regreso del público a las butacas: “Fue mágico. Cumplimos con el protocolo y comenzamos con un jurado de nueve integrantes, respetando las debidas ‘burbujas’. Y siempre había postulantes para reemplazar a quien no estuviera. Cuando volvimos, el aforo era del 50 %, y el cupo se llenaba enseguida. A medida que se fue flexibilizando la situación, el público siguió acompañando, de modo tal que la sala siempre estaba colmada”.

 

Para cerrar una charla muy rica, la directora de “La Noche del 16 de enero”, cuyas entradas pueden conseguirse por Plateanet, analizó si el futuro del teatro tiene que ver con una oferta cada vez más interactiva: “Depende de la obra que quieras montar. Algunas lo requerirán, y otras, como los clásicos, no. Es posible que sí se venga la posibilidad de que el público debata sobre el tema tratado en la obra después de la función. Es una forma de interactuar que puede perfilarse como propuesta. Pero, insisto, depende de la obra y de la intención del director en relación a su concepción escénica”.

Por Matías Greisert

@MatiasGreisert

Noticias relacionadas

Teatro
Marta López Lecube
La noche del 16 de enero
Diario 26
Matías Greisert