Robot marino Robot marino.

CARL-Bot, el robot en el que está trabajando un equipo de investigadores de Caltech, ETH Zurich y Harvard, promete el estudio y la exploración del océano con una mayor precisión. Según científicos sólo se conoce el 5% de los océanos, a partir de este dispositivo se va a poder llegar a lugares inaccesibles y de esta forma, ampliar el conocimiento del mundo marítimo.

 

A diferencia de otros robots y dispositivos utilizados por los científicos para estudiar los océanos, CARL-Bot ofrece una característica especial: gracias a su inteligencia artificial, sus creadores quieren que sea autónomo y pueda moverse libremente por todo el territorio oceánico.

 

“Cuando queremos que los robots exploren las profundidades del océano, especialmente en enjambres, es casi imposible controlarlos con un joystick desde 20.000 pies de distancia [alrededor de seis kilómetros] en la superficie. Tampoco podemos proporcionarles datos sobre las corrientes oceánicas locales que necesitan para navegar porque no podemos detectarlos desde la superficie”, explica John O. Dabiri, profesor de Aeronáutica e Ingeniería Mecánica, en un artículo publicado por la Universidad de Caltech.

 

John asegura que CARL-Bot es un caso distinto, están creando un sistema autónomo para que pueda tomar decisiones por si mismo, sobre a dónde ir y la forma más eficiente de llegar allí. "Para hacerlo, es probable que solo tengan datos que puedan recopilar ellos mismos: información sobre las corrientes de agua que están experimentando actualmente", confirma. 

 

 

 

Según informa el estudio publicado por Caltech, el sistema es similar al que usan las propias águilas y halcones para desplazarse entre las corrientes de aire. “Sorprendentemente, los investigadores descubrieron que su algoritmo de aprendizaje por refuerzo podría aprender estrategias de navegación que son incluso más efectivas que las que se cree que utilizan los peces reales en el océano”

 

Para que pueda cumplir su función es necesario que el dispositivo sea pequeño, para asegurarse de que así sea, los investigadores desarrollaron un software que podría instalarse en el Teensy (chip) de 2,4 a 0,7 pulgadas.

Noticias relacionadas

Robot
Océano
Tecnología