GuantamoAhmed Adnan Ahjam. Foto: BBC.

Ahjam, de origen sirio, fue enviado a Guantánamo en junio de 2002 luego de ser arrestado por fuerzas de seguridad de Pakistán y entregado a EE.UU. Pasó 12 años y seis meses encerrado allí, hasta que fue trasladado a Uruguay con el visto bueno de una comisión intergubernamental en Washington que revisó su caso.

 

Pero hoy con 44 años de edad, Ahjam aún intenta rehacer su vida en Montevideo. En una entrevista a BBC aseguró: "Si vamos a hablar no paramos por días, porque es una vida ahí. Pero puedo decirte: Guantánamo es como una tumba. El que tiene suerte, sale otra vez a caminar en la Tierra", dice Ahjam.

 

Ahjam era descrito en documentos de EE.UU. como alguien que viajó a Afganistán, se vinculó con fundamentalistas y fue capturado cruzando desde la región de Tora Bora a Pakistán en 2001, durante los ataques de la coalición liderada por Washington. Pero algunos de esos documentos señalaban que el propio detenido negaba haber conocido miembros de al-Qaeda en Tora Bora, o haber participado de entrenamientos y combates en Afganistán como sospechaba EE.UU.

 

Aseguró que sufrió abusos durante "los primeros cuatro o cinco meses" que estuvo en esa cárcel, como privaciones de baños o de ropa limpia. También describió maltratos de soldados de Guantánamo, por ejemplo por dejar una toalla en un lugar prohibido de su celda.

 

"Te llevan afuera (de la celda), te buscan todo el cuerpo, te dejan en el piso, el pie arriba de tu cabeza así como cinco minutos y luego te vuelven a la celda", relata.Cuando le preguntan si cree que Guantánamo cerrará algún día, responde que al menos espera un cambio.

 

De los últimos cuatro presidentes que ha tenido EE.UU., tres expresaron su voluntad de cerrar Guantánamo: Bush, Barack Obama y el actual mandatario Joe Biden. "El presidente Biden sigue mandando mensajes confusos: promete cerrar Guantánamo, pero hace poco anunció que se construirían nuevas salas de corte para que las comisiones militares pudieran reanudar los juicios", asegura Guevara-Rosas, de Amnistía Internacional, que reclama el cierre de la prisión y rendición de cuentas por los abusos cometidos.

Noticias relacionadas

Uruguay
Estados Unidos