Robo en un country de San VicenteRobo en un country de San Vicente

El empresario gastronómico Maximiliano Ferrari, quien fue asaltado junto a su esposa e hijas en su vivienda del barrio cerrado San Eliseo, situado en el Corredor Verde “Canning – San Vicente”, en el kilómetro 18,5 de la ruta 58, aseguró que los delincuentes actuaron con una “saña inexplicable”, mientras que su mujer, a la que le arrancaron varias uñas, dijo que creyó que los “iban a matar”.

 

“Estábamos jugados, nos iban a matar, porque seguían torturándonos. Cuando la agarran a mi hija, yo no sé de donde saqué fuerza y empecé a pegarles, a golpearles, entonces mi marido se da cuenta de lo que estaba sucediendo y empezamos nosotros entre los dos a pegarles a ellos, eran cinco armados contra nosotros dos”, dijo la pareja del empresario, Mónica.

 

“Yo empiezo a gritar. Eso es lo que hace que ellos agarren el dinero que tenían en mano y que se manden a mudar”, dijo la mujer, a la que le arrancaron dos uñas, recibió varios golpes en el rostro, un corte en la cabeza y le quedó una mama de color negro como consecuencia de una patada.

 

Luego Mónica aseguró: “Todavía no hablamos con mi marido, pero yo, si tuviera que tomar una decisión, me voy hoy, no quiero entrar a mi casa, tengo miedo. El día después lo estoy viviendo con mucha angustia”.

 

Mientras que el empresario señaló que pensaban “que no había nada más para entregar ni para hacer y esos chicos iban a seguir subiendo su nivel de violencia que era inexplicable en ese punto, y es ahí donde comenzó una batalla campal”.

 

“Si ya tenían la intención de con un alicate quitar una uña, si con el mismo alicate le querés cortar la lengua a una nena y ya tenías el dinero en tu poder, gatillar es un detalle, evidentemente esta gente estaba dispuesta a todo”, destacó la víctima.

 

Al ser consultado por los periodistas sobre el estado en el que se encontraban los delincuentes al momento de cometer el hecho, Ferrari dijo: “Nosotros no notamos efectos de alcohol o estupefacientes”.

 

“En la habitación no había luz, estaba en penumbras, por lo tanto nosotros no notamos ninguna alteración producto de sustancias, sin embargo estaban absolutamente nerviosos y con miedo”, aseguró Ferrari.

 

“No tenían un líder”, afirmó el empresario, y dijo: “Se hablaban muy poco entre ellos, era como si cada uno de ellos viniera por su botín”.

 

Tras cometer el ilícito, los delincuentes huyeron del lugar y el hombre alertó a la custodia del barrio que, a su vez, llamó al número de emergencias 911.

 

Personal policial arribó al country y la mujer fue trasladada de urgencia a un hospital zonal, donde permaneció internada hasta la tarde del jueves.

Noticias relacionadas

Inseguridad
Robo
Country
San Vicente