Costo de vida, golpe al bolsillo, economíaCrisis económica de la clase media.

Tal como viene sucediendo de unos largos años a esta parte, una vez más la clase media argentina será la que acuse los duros golpes de los vaivenes de la economía local y en este año 2022 sufrirá las consecuencias con más golpes al bolsillo.

 

Como no podía ser de otro modo, los efectos se sentirán con fuerza y el impacto implicará hacer otro ajuste en lo familiar, respecto de los gastos fijos y las cosas más necesarias.

 

Es que el panorama no puede ser menos alentador: se espera que el salto de la inflación se note muy concretamente y las previsiones estimas que la misma será aún más alta que la registrada durante el año 2021. Lo cual no es poco. Además, desde el Gobierno y la cabeza del Ministerio de Economía no parecen dar buenas señales, sino todo lo contrario. Así las cosas, como no habrá reactivación y como el déficit seguirá en aumento, la lógica consecuencia -sobre todo cuando no hay plan económico- será la emisión monetaria. Todo dicho.

 

Y con este escenario, la suba de precios será inevitable y posiblemente imparable. La gente siempre la más golpeada.

 

Los datos relevados por consultoras, como Ecolatina, muestran que la Argentina se enfrenta a nada bueno y que lo que viene puede ser peor que lo malo que ya pasó. De hecho, Federico Moll, director de Ecolatina, sostuvo recientemente que "la clase media no recuperó en 2021 lo perdido en la cuarentena y las expectativas respecto a 2022 no son alentadoras. Si bien esperamos un crecimiento, este sería acotado y permitiría, dos años después, apenas recuperar lo perdido en 2020".

 

Y más, también a cargo de otra consultora, en este caso Scentia refleja. Desde allí se indicó que durante el año 2021 el consumo masivo tuvo una brusca caída estimada en torno al 2,1%, marcando de este modo el sexto año seguido en que la economía diaria de la gente va para atrás. Lo peor de l caso es que los pronósticos para el 2022 no son precisamente mejores, al contrario.

 

Los golpes al bolsillo de la clase media argentina se van a traducir este año en el aumento de las medicinas prepagas, que han aumentado este mismo mes un 9%. También aumentan los alquileres de las propiedades y -así las cosas- los que firmaron contrato en enero de 2021 deberán pagar 51% más a partir de ahora.

 

Y en febrero llegan más golpes al bolsillo de la gente: tarifas de luz y gas en torno al 20% para todos los usuarios, a lo que también se le agregarán seguramente el aumento del precio de los combustibles en los surtidores, que se encuentran congelados desde el mes de mayo de 2021. Las tarifas irán en aumento todo el año y, en ese contexto, se cree las puntualmente las del gas aumentarían -como mínimo- entre 35% y 40%.

 

Otra suba importante tendrá como eje a las cuotas de los colegios privados, ya que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha autorizado un aumento de 17% para las escuelas con subvención estatal.

 

Como era previsible, nada bueno puede esperar la clase media argentina apenas empezado este año 2022. Un amargo cóctel con ingredientes que nadie quiere probar.

Noticias relacionadas

Clase media
Crisis económica
Economía argentina
Inflación
Aumento de tarifas
Prepagas
Escuela