King out: cuando la penetración está prohibida
King out: la práctica sexual que prohíbe la penetración.

King out o rey afuera, se trata de la práctica donde todo intercambio excluye a la penetración. Valen los besos, los roces, las caricias, la masturbación y demás acercamientos, pero se “prohíbe” el coito.

 

“Aunque se pongan nombres de moda, ésta es una práctica que conocen todas las personas, que seguramente hemos hecho o seguimos haciendo y que es muy frecuente en la adolescencia”, aclaró Mariela Tomassini, psicóloga y sexóloga clínica en una entrevista en Clarín.

 

Si bien se evita el coito, dijo a Clarín la psicóloga y sexóloga Patricia Safadi, el king out “no es la mal llamada previa; es un encuentro sexual en sí mismo, obviando la tradicional expectativa por la penetración que termina apurando todo lo anterior. Es focalizar en ese mismo momento, sabiendo que no hay un después".

 

Entre sus beneficios, señaló Safadi, figura la posibilidad de “una mayor exploración sensorial, lo que da lugar a nuevas sensaciones y también a descubrimientos de otras zonas sensibles poco exploradas del cuerpo”.

 

En esa línea destacó que tanto los besos como las caricias son muy importantes a la hora de los encuentros y que ambos elevan el erotismo. “El erotismo va más allá de la genitalidad, mejora la comunicación, estimula los sentidos y las fantasías”, explicó.

 

Las especialistas coinciden en que el king out suele recomendarse ante determinadas situaciones. En el caso de la eyaculación precoz, esta práctica colabora modificando los hábitos de un sexo veloz e intenso para aprender a mantener encuentros donde se disfrute progresivamente, “de menos a más”, sostuvo Safadi.

Noticias relacionadas

Sexo
Sexualidad