Mikhail FridmanMikhail Fridman

El oligarca ruso Mikhail Fridman, cuyo grupo inversor controla a la cadena de supermercados DIA, aseguró que vive “prácticamente en arresto domiciliario” debido a las sanciones que se le han impuesto.

 

El multimillonario que reside en Londres desde 2015 tuvo que ceder su puesto en el directorio del holding LetterOne es uno más de los varios magnates que fueron blanco de todo tipo de sanciones por parte de Occidente en un intento por ahogar al gobierno de Vladímir Putin a través de sus aliados más cercanos.

 

“Las autoridades de Gran Bretaña tienen que asignarme una cierta cantidad para que pueda tomar taxis y comprar comida, pero será una cantidad muy limitada si se tiene en cuenta el costa de la vida en Londres”, dijo en una entrevista a el diario El País.

 

“No puedo ni llevar a nadie a un restaurante. Tengo que comer en casa y estoy prácticamente en arresto domiciliario”, dijo al diario español.

 

Además, Fridman consideró injustas a las sanciones impuestas a los empresarios y una “idiotez” creer que los oligarcas pueden obligar al presidente ruso Putin a poner fin a la guerra de Ucrania.

 

“Llevo ocho años en Londres, llevo invertidos miles de millones de dólares en Gran Bretaña y otros países europeos, y la respuesta a esto es que me embargan todo y me echan”, se lamentó.

 

“Las cosas no irán mejor para Occidente si obliga a muchos empresarios brillantes e interesantes a irse a Rusia, en lugar de integrarlos más e intentar que se posicionen, aunque es obvio que la empresa privada tiene cero influencia sobre Putin”, cerró.

Noticias relacionadas

Conflicto Rusia-Ucrania
Rusia
Supermercados Día