Justo José de Urquiza, historia argentinaUrquiza nació en octubre de 1801 y murió en abril de 1870.

Justo José de Urquiza fue un personaje clave en la historia política y social de la Argentina de mitad de siglo XIX. Pero sus logros políticos y victorias en el campo de batalla no es lo único que han rodeado su figura, su agitada vida amorosa dejó una impactante cantidad de hijos y un sinfín de teorías que no lo hicieron pasar desapercibido.

 

 

Caudillo del interior, nacido en el Talar de Arroyo Largo -Entre Ríos- el 18 de octubre de 1801, Justo José fue un militar que llegó a gobernador de su provincia y presidente de la Confederación Argentina tras lograr su mayor hito: derrotar a Juan Manuel de Rosas en la Batalla de Caseros de 1852.

Dolores Costa, esposa de Justo José de UrquizaDolores Costa, la única mujer que pudo llevarlo al altar. 

Su ascendente carrera en la vida pública no le impidió disfrutar de los placeres banales de la vida que incluyeron mujeres, y muchas, que lo convirtieron en literalmente el padre del año.

 

Urquiza se casó solo una vez con Dolores Costa, el 23 de abril de 1865, cuando él pasaba los 60 años. De esa unión nacieron 11 hijos, pero el verdugo de Rosas comenzó a poblar la pampa mucho antes: su primer hijo nació cuando tenía 19 años y la más chica era apenas un bebé cuando murió.

Todos los hijos de Justo José de UrquizaLos 23 hijos de Urquiza, cuando murió el más grande tenía 50 años y la más chica 3 meses. 

La primera "bendición" nació en 1820, fue llamada Concepción y bautizada no por el don de su padre, sino porque nació en Concepción del Uruguay. Su madre se llamaba Encarnación Díaz y tuvo un romance pasajero con Urquiza. La primera de varias.

 

A los pocos años, en 1823, conoció a Segunda Calvento con quien procreó a su segundo hijo, Pedro. De 1825 a 1829 nacieron José Diógenes, Waldino y José Francisco. Se ve con ella intentó probar un tiempo lo de la monogamia.

Waldino Urquiza, hijo de Justo JoséWaldino Urquiza fue asesinado el mismo día que su padre. 

Para sumarle más dramatismo a esta novela que fue su vida personal, dejó a Segunda para irse con la madrina de Waldino: María de la Cruz López Jordán, tía de quien años después sería el gestor de su asesinato porque todo queda en familia. Con Cruz tuvo una hija bautizada Ana Dolores que nació en 1835.

 

Acá se pone un poco confusa la situación porque Urquiza se puso desprolijo. Prácticamente al mismo tiempo empezó "noviazgos" con Juana Sambrana y Tránsito Mercado que le darían, la primera a Justo José del Carmen (1840) y María Juana; la segunda a Cándida y Clodomira (1846). Juana y Cándida nacieron en el mismo año: 1842.

Palacio San José, Justo José de UrquizaEl Palacio San José, su última residencia. 

1846 fue un año ocupado para Urquiza porque al nacimiento de Clodomira hay que sumarles las llegadas de Norberta, cuya madre era María Romero, y Medarda, hija de Cándida Cardozo. Fue así que completó la docena de hijos, pero aún quedaba tierra por poblar.

 

Quizá fue consecuencia de un festejo por su victoria en Caseros, lo cierto es que en 1853 nació el primero de los once hijos que tuvo con Dolores Costa: Dolores. Está claro que la originalidad al momento de los nombres no era lo suyo.

Dolores y Urquiza junto con tres de sus hijos: Justa a la izquierda, Lola a la derecha y JustitoDolores y Urquiza junto con tres de sus hijos: Justa a la izquierda, Lola a la derecha y Justito. 

Tras el nacimiento de la primogénita del matrimonio llegaron Justa, Justo José Salvador, José Cayetano, Flora del Carmen, Juan José, Dominga Micaela y Teresa. Todos nacidos en el lapso de una década, hasta que en 1865 decidió casarse con Dolores.

 

Ya casados, la pareja recibió a tres hijos más: Cipriano José, José del Monte Carmelo y Cándila Amelia que nació en enero de 1870 y tenía tres meses cuando su padre fue asesinado en el Palacio San José, el 11 de abril.

Asesinato de Justo José de UrquizaAsesinato de Urquiza. 

El mismo día que falleció rodeado de su esposa e hijos, también fueron asesinados dos de sus hijos: Waldino y Justo José del Carmen. El mito que su descendencia pasó las dos cifras nunca se pudo comprobar. Lo cierto es que se tomó en serio la frase de Juan Bautista Alberdi cuando este escribió las Bases y puntos de partida para la organización política de la República y que sirvió para dictar la Constitución en 1853.

 

Por Yasmin Ali

*Tw: @Yas_Friends

Noticias relacionadas

Historia
Justo José de Urquiza
Hijos
Diario 26
Yasmin Ali