Grace and Frankie, Netflix, foto NAGrace And Frankie. Foto: NA.

A siete años de su debut, Grace and Frankie llega a su fin con la segunda parte de su séptima temporada, que consta de 12 nuevos episodios que desde este viernes están disponibles en Netflix. Y este cierre, luego de las complicaciones que tuvo el rodaje en plena pandemia, moviliza a Jane Fonda y Lily Tomlin, las grandes protagonistas de una historia diferente a las que suelen mostrar las plataformas.

 

La serie creada por Marta Kauffman y Howard J. Morris cuenta la historia de Grace Hanson (Fonda), fundadora de una empresa de cosméticos que ya está retirada, y Frankie (Tomlin), una maestra de arte hippie. Sus vidas siempre fueron por caminos opuestos pero cuando Robert (Martin Sheen) y Sol (Sam Waterston), sus respectivos maridos y socios de un buffet de abogados, deciden dejarlas para iniciar una relación entre ellos, todo cambia.

 

Decididas a encontrar una nueva vida, las dos abandonan su casa y se ven obligadas a vivir juntas en una casa en la playa que sus exparejas compraron años atrás y descubrirán que más allá de las diferencias que la separan, tienen muchas cosas en común. Con toques de drama y mucho humor, la sitcom que costa de capítulos de media hora o menos, muestra cómo es posible tener un cambio rotundo en la tercera edad, la importancia de los vínculos y el valor de la amistad.

 

"Estaba pensando: 'Qué bueno poder decir esto en un programa que se muestra en todo el mundo'. Las mujeres que se aman no tienen que ser sexuales. No siempre estamos peleando entre nosotros y compitiendo. Eso me hizo tan feliz de poder estar en un espectáculo como ese", reflexionó Fonda en una entrevista con programa de la TV estadounidense.

 

Con personajes entrañables, con problemas terrenales, la ficción se convirtió en una de las más duraderas de Netflix. Pero para Tomlin lo más importante fue cómo reivindicó a las mujeres que hacen comedia: "Durante demasiado tiempo, las mujeres de cierta edad fueron relegadas a un equipo deportivo y un sombrero de peluca y fueron objeto de gran parte del humor. Las estrellas masculinas pueden tener 50 o 60 años, pero sus novias o sus amantes tal vez tengan 19 o 22. Y las mujeres solo eran aceptables, deseables si eran así. Y toda la sociedad lo aceptaba".

 

En los últimos capítulos, la dupla tendrá que resolver los problemas que quedaron inconclusos con su familia, como su autonomía en la tercera edad, la ambición profesional que, lejos de apagarse, se reaviva, los conflictos amorosos y la unión inquebrantable que lograron construir. Además, las actrices confirmaron que Dolly Parton se incorporará a la historia, pero no pudieron especificar cuál será su rol. Eso sí, ambas coincidieron en que van a extrañar pasar tanto tiempo juntas, porque quizás el secreto del éxito de Grace and Frankie es ese: las protagonistas tienen química aún cuando se apaga la cámara.

Noticias relacionadas

Netflix
Series