Imagen de archivo que muestra el momento después del aterrizaje. Foto: InfobaeImagen de archivo que muestra el momento después del aterrizaje. Foto: Infobae.

Hace 34 años, el vuelo 243 de Aloha Airlines despegó del Aeropuerto de Hilo con destino a el Aeropuerto Internacional de Honolulú, ambos en el archipiélago de Hawái (Estados Unidos). Pero al alcanzar la altitud de crucero el 28 de abril de 1988, sufrió una descompresión explosiva que provocó que parte del techo de la cabina se desprendiera, obligando al piloto a realizar un aterrizaje de emergencia en el Aeropuerto de Kahului. El avión era un Boeing 737-200 matriculado N73711 de la compañía aérea Aloha Airlines. Tomás Peiró para Inofbae recapituló el accidente en un artículo.


Al mando estaba el capitán Robert Schornsteimer y la copiloto Madeleine Tompkins. La tripulación de cabina se componía por las auxiliares de vuelo: Jane Sato-Tomita, Michelle Honda y la jefa de cabina, Clarabelle Lansing. En total eran 90 pasajeros y 5 miembros de tripulación. A los 21 minutos de vuelo, alcanzó la altitud crucero de 24.000 pies.

 

Vuelo 243 de Aloha Airlines. Foto: InfobaeVuelo 243 de Aloha Airlines. Foto: Infobae.

 

Al llegar a la altitud de crucero, a las 13:46 horas, 20 minutos después de despegar, sorpresivamente el avión sufre una descompresión explosiva. El techo y gran parte del fuselaje lateral de la parte delantera hasta la sección de alas se desprende dejando al avión completamente despresurizado y a un tercio de sus pasajeros expuestos a la cizalladura de vientos y a temperaturas de -20ºC.


Clarabelle Lansing, la jefa de cabina, salió expulsada del avión y su cuerpo nunca fue encontrado. Pero el resto de los pasajeros y el personal de cabina todavía estaban con el cinturón abrochado gracias a que la señal luminosa no se había apagado.

 

El piloto solicita un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Kahului en Maui, aeropuerto situado entre montañas y donde habitualmente sopla un viento muy fuerte. El 737 maniobra lentamente y cualquier tensión sobre la estructura debilitada puede desembocar en una catástrofe.

 

Vuelo 243 de Aloha Airlines. Foto: InfobaeUno de los mayores milagros de la historia de la aviación. Foto: Infobae.

 

Trece minutos después del accidente se divisa el aeropuerto de Maui. Las comunicaciones son muy difíciles para los tripulantes de cabina debido al viento, estos hasta ahora ignoran la magnitud de los daños tras ellos. El descenso se hace a gran velocidad ya que los mandos del avión quedan semitrabados, os comandantes descendieron durante 13 minutos hasta que divisaron el aeropuerto y se prepararon para el aterrizaje.


El tren de aterrizaje respondió y el avión consigue aterrizar con todos los pasajeros con los que había despegado a excepción de la azafata Lansing. Una investigación posterior determinó que la falla en el avión se debió a la fatiga del metal ya que la nave llevaba 20 años en servicio y ya había registrado “vibraciones inusuales” al despegar.

 

Seguramente este exceso de uso generó fracturas en los paneles superiores de la sección delantera del fuselaje. De hecho, una de las sobrevivientes declaró haber visto lo que pensó que era una rotura en la superficie del avión cercana a la puerta de embarque.

 

El accidente fue recogido en el primer episodio de la tercera temporada de Mayday: Catástrofes aéreas, titulado como «Aterrizaje milagroso».​ También existió una producción televisiva de principios de los años 90 con el mismo nombre.

 

 

 

Fuente

  • La increíble historia del avión que perdió el techo en el aire y la señal luminosa que salvó 94 vidas
  • https://www.infobae.com/economia/2022/04/30/explosion-en-el-aire-la-increible-historia-del-avion-que-perdio-el-techo-y-una-senal-luminosa-que-salvo-94-vidas/

 

Noticias relacionadas

Avión
Aterrizaje dramático
Hawai