Niño trasplantado en Rosario, madre, NAEl niño junto a su madre. Foto: NA.

El nene de 8 años que recibió un trasplante de hígado tras estar internado en Rosario por hepatitis aguda despertó de la operación en las últimas horas y pidió ver a su mamá. Pablo Álbarez se reencontró así con su madre, quien relató: "Me avisaron a la mañana que tenía que venir porque Pablito se había despertado y estaba inquieto porque me extrañaba".

 

El nene lleva una semana internado en el Sanatorio de Niños de Rosario, donde a raíz de la gravedad de su situación, ingresó en la lista de emergencia para recibir el trasplante. Fue así que gracias a la donación de una familia de La Pampa pudo salvarse a tiempo el martes pasado, tras una cirugía de casi ocho horas. Los padres lo acompañaron todo este tiempo y estuvieron lo más cerca posible dentro de lo que permite una operación de esta complejidad. Sin embargo, recién el fin de semana pudieron estar junto al pequeño, una vez que se despertó y dejó de usar la asistencia mecánica respiratoria.

 

Los médicos informaron que la evolución sigue los parámetros esperados y que, de no mediar inconvenientes, el niño podrá regresar dentro de diez días a su hogar, en la localidad santafesina de Funes. Pablo ya empezó a comer, al tiempo que el sanatorio rosarino habilitó espacio para que los padres puedan estar con su hijo.

 

"Estoy súper contenta con los médicos, súper agradecida porque le salvaron la vida a mi nene. Era una situación muy complicada, pero gracias a Dios ahora está bien. En el momento que me enteré me quería morir, estaba destrozada", indicó Vanesa, mamá del pequeño. Además, agregó: "Le di un beso y le dije que le había mandado saludos todo el mundo. No hacía otra cosa que mirarme. No quiere que me vaya ni un minuto de su lado y yo tampoco, lo único que necesito es estar cerca de él".

Noticias relacionadas

Trasplante
Rosario
Internado
Niño
Madre
Operación