Héctor Llaitul, mapuches en Chile. Foto: EFE.Héctor Llaitul, mapuches en Chile. Foto: EFE.

El presidente del partido opositor Renovación Nacional, Francisco Chahuán, uno de los representantes de la derecha en Chile, anunció que presentará una querella contra el líder del grupo radical mapuche, Héctor Llaitul, por el llamamiento a resistir con las armas el estado de emergencia, apenas 24 horas después de que el presidente de la República, el progresista Gabriel Boric, descartara que lo hiciera el Gobierno.

 

El mandatario, que se ha visto obligado a incumplir su promesa de no recurrir a la militarización del conflicto en la Araucanía y el Bio Bio, como hizo su predecesor, justificó el martes, en plena polémica, que el Ejecutivo que lidera solo "persigue delitos y no ideas".

 

La fiscalía también se mostró en desacuerdo con la decisión del presidente, a lo que la ministra de Interior, Izkia Siches, respondió que esta no necesita una nueva querella para seguir las investigaciones contra Llaitul porque ya hay otras en curso por presuntos delitos cometidos en el pasado.

 

En este contexto de confrontación política, Chahuán reveló este viernes que "vamos a presentar una querella en contra del señor Llaitul por Ley de Seguridad del Estado. Vamos a hacer la pega que usted no hace, Presidente. La pega hay que hacerla. Cuando alguien establece y genera una circunstancia amenazando con una insurgencia armada, lo que le pedimos al Presidente es que proteja a los chilenos. Usted Presidente está mirando para al lado, no está haciendo la pega".

 

"Renovación Nacional, tal como ha presentado las cuatro querellas anteriores contra Llaitul, va a presentar una nueva querella y perseguimos las responsabilidades hasta el final", agregó.

 

La polémica se avivó el pasado miércoles, primer día de entrada en vigor del estado de Emergencia invocado por el Gobierno para frenar el incremento de la violencia en la zona, jornada en la que Llaitul y otros líderes del movimiento mapuche se concentraron frente a la cárcel de Temuco para expresar su solidaridad a los presos y exigir mejores condiciones de presidio.

 

La imagen de Llaitul, presuntamente en busca y captura, en el centro de la ciudad rodeado de sus seguidores, causó estupor en la sociedad chilena.

 

Francisco Chahuán: Foto: La Tercera.Francisco Chahuán: Foto: La Tercera.

 

PRIMER ATAQUE

El pulso político coincidió con el primer ataque reportado desde el inicio del estado de Emergencia, ocurrido anoche en el kilometro 7 de la ruta que une las localidades de la Victoria y Curacautín, en el fundo La Hijuela, en donde un grupo de sujetos encapuchados trataron de incendiar una vivienda y un galpón con fardos en su interior.

 

El ataque no ha sido reivindicado por organización alguna, pero en el lugar de los hechos los presuntos agresores dejaron una pancarta en favor de la liberación de los presos mapuches.

 

Tras conocerse la noticia, Sebastián Naveillán, presidente de la Asociación de Agricultores Victoria-Malleco, criticó la decisión de que los militares solo se desplieguen en las carreteras y pidió protección también para las granjas y grandes latifundios que existen en estas dos regiones.

 

"Pedimos que el Gobierno entienda que el estado de excepción no debiese ser acotado, sino que debe ser para toda la región de La Araucanía, ya que el sector rural será el más afectado por este estado de excepción acotado”, señaló.

 

"La campaña de siembra para poder producir la harina que tanto necesitamos para consumir pan y otros productos" ha comenzado, dijo el responsable, por lo que instó al "recapacitar y entender que el estado de excepción debe ser para todos".

 

El estado de emergencia tiene una vigencia de quince días y el Gobierno puede después ampliarlo. Los grupos radicales mapuches consideran que se trata de "una declaración de guerra" y recuerdan al Gobierno que el diálogo solo es posible "si no hay fusiles manchados de sangre en la mesa".

Con información de EFE

Noticias relacionadas

Mapuches
Chile