Conflicto Rusia-Ucrania, ReutersLa tragedia de la guerra en Ucrania. Foto: AFP.

Tal vez sea el efecto de la inmediatez obligada a la que nos llevan los tiempos actuales, donde todo deber ser rápido, instantáneo y efímero; algo que se refleja patéticamente en las "reglas del juego" impuestas por las redes sociales. Eso proponen: el cambio permanente, también en temas muy sensibles. Mientras la duda sobre las motivaciones para así sean las cosas persiste y nos carcome, viene inevitable a nuestra mente el caso de Ucrania. No pocos lo ven como un hecho del pasado, que ya ni siquiera ocupa las primeras planas de los medios periodísticos, o es centro de los grandes titulares. Tampoco figura entre las prioridades en la fría agenda de las "breaking news".

 

Este 24 de mayo se ha llegado al mojón de tres meses desde que Rusia desató su violento ataque contra la nación vecina. Del espanto y el rechazo inIcial, se pasó a la "normalidad" de la noticia y posteriormente, en otro rápido abrir y cerrar de ojos, a casi olvidarnos de los dramáticos sucesos que impactan de lleno sobre la vida de la gente en Europa del Este.

 

Los argumentos de varios para que todo se de de este modo son muchos y van desde la llegada de la cuarta ola de coronavirus hasta el misterio que se esconde detrás de la viruela del mono, sin dejar de haber puesto la mirada espantada sobre el cachetazo de Will Smith a Chris Rock en la fastuosa gala de los Premios Oscar. Siempre y en todos los casos esos argumentos fueron (y serán) meras excusas en realidad. Las necesidades impuestas de un modo tirano y dictatorial nos llevan a dar la bienvenida a estos "olvidos preventivos" de los temas más preocupantes para la humanidad.

 

Eso sí, nos sentimos aliviados de ver que en esa gala a todo lujo y glamour (como también la de los MTV Music Awards, y otras) se proyectaba un video con las solitarias y lejanas palabras de Volodimir Zelensky, el presidente de la ultrajada nación de Ucrania. La "gran ayuda" dispensada solo fueron fuertes aplausos y caras de circunstancia, todo muy "cool" para sumar seguidores gracias a una oportuna historia en las redes sociales. A todo esto nos acostumbramos, pero mientras tanto sigue muriendo la gente.

 

Conflicto Rusia-Ucrania, Guerra, AFP	Población civil masacrada a la vista de todos. Foto: AFP.

 

LEER MÁS: UCRANIA SE DESANGRA POR LA GUERRA CON RUSIA Y EL MUNDO LA MIRA COMO UN "GRAN HERMANO"

 

En otros tiempos el mundo entero "se defendió" de la indiferencia con argumentos más o menos sostenibles: no se sabía lo que pasaba. Esto fue, en cierto modo, cierto en lo que respecta al ciudadano común, aunque no aplicaba a los Gobiernos y los Estados. El caso típico y más marcante fue el de los horrores del Holocausto y la puesta en marcha de la máquina de la muerte en los campos nazis de trabajo, concentración y exterminio durante la Segunda Guerra Mundial. Es real que el público en general estaba absolutamente al margen de estas cuestiones tan sensibles y dolorosas, y que la capacidad de penetración de los medios era infinitamente menor a lo que sucede en la actualidad. Hoy no hay más excusas.

 

Todo lo vemos y todo se sabe, y nadie necesita salvadores intermediarios para darse por enterado de los horrores y crímenes de una guerra a la que seguimos minuto a minuto, como si se tratara del efímero rating de un programa de TV. La pregunta es ... ¿cuál es el próximo caso que olvidaremos de inmediato?¿Con qué otro conflicto bélico miraremos hacia otro lado? ¿Suecia, Finlandia? ¿quién sigue? quién sabe...

 

Han pasado noventa días desde el comienzo de la guerra en Ucrania, y el interés -sincero y real- nos duró lo que una bocanada de aire (por no decir otra cosa) en una canasta.

 

Instagran: @marcelo.garcia.escritor
Twitter: @mdGarciaOficial

 

Noticias relacionadas

Conflicto Rusia-Ucrania
Guerra
Crímenes de guerra
Historia
Diario 26
Canal 26 (categoria)
Marcelo García