Pastelitos, foto pergaminoverdad, PinterestPastelitos para el 25 de mayo. Foto: Pergaminoverdad/Pinterest.

No hace falta tener una impresionante experiencia en la cocina, tampoco hay que hacer un curso avanzado para darse el gusto. Simplemente hay que tener ganas y un poco de orgullo patriótico para lanzarse de lleno a disfrutar unos riquísimos pastelitos. Y es que la fecha lo amerita, y si no es este 25 de mayo... ¿cuándo entonces?

 

Los pastelitos de membrillo, clásicos (aunque también los hay de batata) están presentes en nuestras vidas casi desde que nacemos. Al menos así es en la Argentina. Incluso han sido parte de nuestras historias desde los días de la escuela, cuando en los actos festivos por la fecha patria aparecían sobre el escenario niños y niñas "pintados de negritos", al vivo grito de “Pastelitos calientes que queman los dientes”. Cómo no recordarlo.

 

La historia relatada a través de los años, esa que va de boca en boca (justo como los pastelitos), nos dice que -en tiempos de la Colonia- las damas llevaban en su cabeza canastas repletas de deliciosos pastelitos, y esa tradición, aunque distinta, no se ha perdido. Hoy nos toca hacerlos a nosotros, y para eso nada mejor que una receta súper sencilla.

 

No hay una sola receta para hacerlos, pero tal vez la más sabrosa sea la que se hace con masa de hojaldre. Aquí, los ingredientes:

 

- Harina común, 500 gramos y extra
- Grasa de pella (manteca o margarina), 150 gramos y extra
- Agua, una taza
- Sal, una cucharada
- Materia grasa para freír, cantidad necesaria
- Dulce a elección (batata, membrillo, dulce de leche), 500 gramos

 

¿Cómo prepararlos?

- Preparar una salmuera con mezcla de sal y agua a fuego bien bajo y lento, hasta que la sal quede disuelta.


- Colocar en un bol harina y agregar grasa trozada en pequeños cubitos. Unir con las manos hasta lograr un granulado consistente.


- Agregar cucharadas de salmuera hasta lograr una masa suave que no se pegue en las manos.


- Estirar con un palote y pintar la masa con 50 gramos de grasa derretida, espolvorear con harina y doblar en tres, el tercio izquierdo sobre el tercio central y el tercio derecho arriba del tercio central.


- Hacer girar la masa para que los bordes abiertos queden mirando hacia los costados.
Enfriar durante media hora.


- Poner una cucharadita de relleno y repasar el borde con el dedo humedecido previamente en agua.


- Cubrir con otro cuadrado, teniendo en cuenta que las puntas no deben coincidir. Apretar las cuatro puntas y llevar al frío 30 minutos.


- Calentar grasa (puede ser aceite o una mezcla de ambas) y freír hasta que adopten un atractivo tono dorado.


- Al retirarlos se los puede espolvorear con azúcar o darles un baño de almíbar espeso y cubrirlos con granas de colores.

 

¡A disfrutarlos!

Noticias relacionadas

25 de mayo
Tradición
Pastelitos
Comida