Masacre en Texas, escuela primaria. Foto: EFE.Masacre en Texas, escuela primaria. Foto: EFE.

Surgieron este sábado los primeros testimonios de niños sobrevivientes de la masacre de Uvalde, que describen el horror en esta escuela de Texas, en el sur de Estados Unidos, donde un joven pistolero mató a 19 estudiantes y dos profesores.

 

El día anterior, las autoridades de Texas habían hecho su mea culpa, admitiendo que la policía había tomado una "decisión errónea" al no entrar rápidamente al centro educativo luego de ser alertados.

 

El martes, la policía tardó alrededor de una hora en poner fin a la masacre, a pesar de varias llamadas de niños que pedían una intervención. Los 19 agentes que se encontraban en el lugar esperaban la intervención de una unidad especializada de la policía de fronteras.

 

En el interior, un grupo de alumnos estaba encerrado en un aula con el tirador, Salvador Ramos, de apenas 18 años y equipado con un rifle semiautomático y chaleco táctico.

 

Masacre en Texas, escuela primaria. Foto: NA.Masacre en Texas, escuela primaria. Foto: NA.

 

Al entrar en la aula, Ramos cerró la puerta y se dirigió a los niños: "Van a morir todos", antes de abrir fuego, relató el viernes un sobreviviente, Samuel Salinas, de 10 años, al canal ABC.

 

"Creo que me estaba apuntando", confesó el niño, pero una silla entre él y el tirador bloqueó la bala.

 

Tirado en el piso del aula cubierta de sangre, Samuel Salinas, para no ser blanco de los disparos, se hizo el muerto.

 

Masacre en Texas, asesino, NAMasacre en Texas, asesino. Foto: NA.

 

"Mantener la calma"

De su lado, Miah Cerrillo, de 11 años, trató de escapar de la misma manera a la atención de Salvador Ramos. La niña se cubrió con la sangre de un compañero, cuyo cadáver estaba junto a ella, explicó a la cadena CNN, en un testimonio no filmado.

 

Acababa de ver al adolescente matar a su maestra, después de decirle "buenas noches".

 

Otro estudiante, Daniel, contó al periódico Washington Post que mientras las víctimas esperaban a que la policía viniera a rescatarlos, nadie gritó.

 

"Estaba asustado y estresado, porque las balas casi me pegan", dijo.

 

Su maestra, que resultó herida en el ataque pero sobrevivió, les susurró a los estudiantes que "mantuvieran la calma" y "quedaran quietos".

 

Masacre en Texas. Foto: ReutersFamiliares de las víctimas. Foto: Reuters.

 

Una niña, también herida de bala, había pedido amablemente a su maestra que llamara a la policía, diciendo que "sangraba mucho", relató Daniel, que ya no puede dormir solo y tiene pesadillas.

 

Los niños que sobrevivieron "están traumatizados y tendrán que vivir con eso toda la vida", subrayó su madre, Briana Ruiz.

 

Samuel Salinas también afirmó que tenía pesadillas, en las que veía al tirador. La idea de volver a la escuela, o incluso volver a ver a los compañeros de clase, sigue siendo aterradora.

 

"No tengo muchas ganas", confesó, y añadió que quería "quedarse en casa" y "descansar".

 

En Uvalde, varias decenas de personas se concentraron el sábado por la mañana en la plaza central, que se ha convertido en un lugar de homenaje a las víctimas. En las 21 cruces que ahora están allí, una para cada víctima, hay carteles que rezan "Te amo" o "Te extraño", en tanto muchas personas dejaban peluches o flores en tributo.

 

“Tenemos que ayudar a estos niños a salir de este trauma, de este dolor”, dijo Humberto Renovato, de 33 años, quien acudió a prestar condolencias y piensa en los sobrevivientes.

Con información de AFP

Noticias relacionadas

Masacre en Texas
Estudiantes