Avión venezolano retenido en Ezeiza. Foto: NA.Avión venezolano retenido en Ezeiza. Foto: NA.

Según la documentación aportada al juzgado que interviene en la causa que investiga al avión venezolano con tripulación iraní que quedó retenido en Ezeiza, el carguero sigue perteneciendo a la compañía iraní Mahan Air.

Sobre esa compañía, recaen sospechas de brindar apoyo logístico a operaciones terroristas ejecutadas por la fuerza Al Quds en diversas partes del mundo, y esa empresa lo alquiló a Emtrasur, una subsidiaria de Conviasa "con tripulación".

Asimismo, se detectó que fue incorporada a la flota de Conviasa, la línea aérea estatal venezolana, el 23 de enero de este año. Sin embargo, operó desde 2009 para Mahan Air. La semana pasada, la embajada de Israel difundió un comunicado donde expuso el vínculo del piloto iraní, Gholamreza Ghasemi con Qeshm Fars Air. Allí se indicaba que era necesario indagar para constatar si el 747 "no cumple tareas de tráfico de armamento o al traslado de personas y equipos para la Fuerza Quds".

En el informe actualizado sobre los aviones que circulan en todo el mundo, el avión venezolano sigue figurando como propiedad de Mahan Air SA, por lo cual la firma venezolana que lo opera no lo compró este año, como se indicó en varios mensajes desde el oficialismo. De este modo, el informe detalla como operador a la subsidiaria de Conviasa y se destaca que la "división de arrendamiento" es para la utilización del 747 como avión de carga.

Además, figura el detalle desde el primer vuelo efectuado por esa aeronave: desde diciembre de 1992 hasta agosto de 2006 perteneció a Air France; más delnate pasó a manos de Garuda Indonesia hasta 2007; luego a Blue Airways hasta 2009 y desde septiembre de 2009 pertenece a Mahan Air.

Otro de los puntos clave, está relacionado a que la contratación efectuada por el gobierno venezolano incluiría "la tripulación y el mantenimiento de la aeronave", situación que más allá de las sospechas del caso puntual registrado desde el pasado fin de semana en Ezeiza podría explicar la presencia de la tripulación iraní a bordo.

Sobre ello, el titular de Inteligencia Agustín Rossi insistió en su "deducción" de que el elevado número de tripulantes se debía a que los venezolanos estaban "aprendiendo a volar el 747".

"Se va a terminar comprobando lo que yo dije y por lo que me bardearon a diestra y siniestra, que los pilotos iraníes estaban entrenando a los venezolanos, porque repito que un avión como el 747 no es que uno puede pilotarlo así nomás, les digo que a ese tipo de avión hay que tener más de 200 horas de vuelo para poder dirigirlo...", dijo Rossi en diálogo con Radio Mitre.

Al respecto, el Gobierno de la Ciudad advirtió que "no cierra en la ecuación económica" que una aeronave de carga traslade a 19 tripulantes.

"En la politización extrema de los temas se terminan banalizando cuestiones muy complejas como es esta. Es verdad cuando se dice que no tenían ninguna alerta roja ni pedido de captura. Ahora, no sabemos por ahora si cometieron algún delito", expresó el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D Alessandro.

Por su parte, el presidente Alberto Fernández aseguró "no hubo ninguna irregularidad" con la aeronave ni con la tripulación. "La verdad es que quisieron mostrar algo que no es… alguna cosa oscura, algún movimiento oscuro del Gobierno, que actuó rápidamente y lo han dicho absolutamente todos. No hace falta quien más lo diga. Pero bueno, como es la oposición trató de aprovecharlo", aseguró en declaraciones radiales.

El ministro porteño replicó: "Estamos hablando de un tema de seguridad en el cual los argentinos tenemos la obligación y el derecho de saber qué es lo que estaba haciendo este avión acá. No cierra en la ecuación económica que un avión de carga tenga esa tripulación", objetó D Alessandro.

"El tema tiene la importancia necesaria como para no banalizarlo y me parece que acá es donde el Gobierno nacional se equivoca, quiere quedar bien con sus socios políticos", añadió. 

 "Si es un avión que todo el mundo sabe que tiene sanciones internacionales, tanto Venezuela como Irán, que le prohíben cargar combustible...Ingresan al país porque se sienten que están ingresando a un país amigo, porque si no hubieran cargado combustible en Bolivia", refirió.

"Tenemos una alerta temprana del Gobierno de Paraguay donde nos dicen hace unos días hubo un avión con una tripulación iraní y alertan a todas las agencias de inteligencia de la región...Y como si esto fuera poco, Uruguay les cierra el espacio aéreo y no les permite aterrizar", describió D Alessandro.

"Lo más grave es que el avión entró un lunes y hasta el miércoles nadie supo que estaba en la Argentina", dijo el funcionario.

"El miércoles le permiten irse a Uruguay, Uruguay les cierra el espacio aéreo y cuando vuelven, el miércoles, ahí toma estado público, les sacan los pasaportes y comienza esta noticia", subrayó.

"Pero de lunes a miércoles la realidad es que nadie supo, cuando era fácil hacerle una consulta al juzgado, tirar las alertas, labrar un acta y trabajar como corresponde. Por eso me parece que, en el afán de querer quedar bien con socios políticos se banalizan temas que son muy serios", finalizó. Con información de Perfil.

Noticias relacionadas

Avión venezolano