Alba Lanzillotto. Foto: NA.

Alba Lanzillotto. Foto: NA.

Hoy es un día triste. A los 94 años, murió Alba Lanzillotto, histórica integrante de Abuelas de Plaza de Mayo”. Así reza la sentida y extensa carta de despedida que la organización de derechos humanos que dirige Estela de Carlotto le dedicó a una de sus principales integrantes: “Alba tuvo un papel protagónico en nuestra institución”. 

Descripta como “militante y solidaria”, Alba –que era docente de Letras– fue la primera tía en forma parte de la comisión directiva de las Abuelas. Durante la última Dictadura Militar (1976 – 1983), fue detenida y sus dos hermanas menores (María Cristina y Ana María) desaparecidas. Una de ellas estaba embarazada y Alba luchó cuatro décadas para recuperar a su sobrino.

El 3 de octubre de 2016, el Banco Nacional de Datos Genéticos informó la identificación de Maximiliano Menna Lanzillotto, quien restituyó su nombre y solicitó en un primer momento conocer a su tía. “¡Tanto espere este abrazo! ¡Qué lindo tenerte en casa!”, fueron por entonces las palabras de Alba, mientras se abrazaba con su sobrino recuperado (que fue nombrado nieto recuperado 121).

 

 

Sus compañeras de Abuelas recordaron que, durante todo ese período de búsqueda por Maximiliano, Alba se mantuvo comprometida y feliz por la aparición de los otros nietos y nietas. “Cuando se encuentra a un nieto es como si recuperásemos el propio eran sus palabras”, solía decir. Además de repasar su lucha, le dedicaron en un último adiós: “Te vamos a extrañar Alba. Queda el amor que sembraste con tu profunda vocación de maestra luchadora. ¡Hasta la victoria, siempre!”.

Noticias relacionadas

Abuelas de Plaza de Mayo
Alba Lanzillotto